Pisar otros suelos, poesía de León Felipe | Lectura en atril | Legado del exilio español | Ciclo

Lun 12 Ago 2019 - 19:00h
Ciencias Sociales y Humanidades
Donceles 104, Centro Histórico, Ciudad de México | Coordina: Adolfo Martínez Palomo (ColnaI)

 

 

Transmisión en vivo: sí

Recargue la página si tiene problemas para seguir la transmisión en vivo. Si persisten las dificultades, comente en la parte inferior de esta página. 

Transmisión activa durante el horario de la actividad

 

Transmisión alterna

Del 12 al 16 

Ciclo

Legado del exilio español

Coordina: Adolfo Martínez Palomo (ColnaI)

 

Lunes 12 / 19 h 

Lectura en atril

Pisar otros suelos, poesía de León Felipe

Participan: Diana Bracho y Pablo Bracho

 

Pisar otros suelos, lectura en atril de algunos de los pasajes poéticos de León Felipe en los que los temas del viaje, el exilio, el extravío, la sobrevivencia y la adaptación están presentes. La lectura estará a cargo de dos reconocidos actores. 

 

Pisar otros suelos

Que no se acostumbre el pie a pisar el mismo suelo"

León Felipe

 

A partir de que en 1919, a los 25 años de edad, el poeta español León Felipe publicó su primer libro con el sugerente título Versos y oraciones de caminante, la idea del viaje, del movimiento, del camino, del cambio de paisaje y de cultura, formaron un tema central de su obra y un aspecto notable de su propia errancia peregrina por el mundo de la lengua española.

Desde que salió de España en su temprana juventud para cumplir una estancia de tres años en la Guinea Ecuatorial, su posterior llegada a México en 1922 y su exilio definitivo en nuestro país en 1938, tras combatir al lado de la República en la Guerra Civil, su poética es la descripción de una mudanza, la aritmética verbal de los procesos de exilio y de adaptación.

El poeta viaja, se mueve ligero, y al hacerlo se reinventa, se muda con una valija llena de palabras y va agregando a la valija los hallazgos de los nuevos territorios habitados.

Como él mismo lo afirmó: “Llegué a México —por primera vez— montado en la cola de la revolución. Corría el año de 1923. Después, aquí he vivido por muchos años: Aquí he gritado, he sufrido, he protestado, he blasfemado, me he llenado de asombro...”.

Su célebre poema “Romero solo”; resume con elocuencia esta actitud del poeta ante la vida: lo que vale y lo que cuenta es “cruzar siempre por caminos nuevos”.

 

Romero Solo

Ser en la vida romero, 

romero sólo que cruza siempre por caminos nuevos. 

Ser en la vida romero, 

sin más oficio, sin otro nombre y sin pueblo. 

Ser en la vida romero, romero..., sólo romero. 

Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo, 

pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero, 

ligero, siempre ligero.

Que no se acostumbre el pie a pisar el mismo suelo, 

ni el tablado de la farsa, ni la losa de los templos 

para que nunca recemos 

como el sacristán los rezos, 

ni como el cómico viejo 

digamos los versos…

…Sensibles a todo viento 

y bajo todos los cielos, 

poetas, nunca cantemos 

la vida de un mismo pueblo 

ni la flor de un solo huerto. 

Que sean todos los pueblos 

y todos los huertos nuestros.