Alejandro Frank Hoeflich nació en Monterrey, Nuevo León, el 4 de agosto de 1951. Estudió la licenciatura y la maestría en Física, así como el doctorado en Física nuclear, en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Adicionalmente, realizó estancias sabáticas en el Brookhaven National Laboratory, la Universidad de Yale y el Departamento de Física Nuclear, Atómica y Molecular de la Universidad de Sevilla. Ha realizado varias estancias en el laboratorio nuclear Grand Accélérateur National d’Ions Lourds (GANIL) en Caen, Francia.

 

En 1979 ingresó al Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la UNAM como investigador asociado, alcanzando a la edad de treinta y cinco años el nivel más alto: investigador titular “C” de tiempo completo. En dicho Instituto, uno de los más productivos y de más alto nivel en la UNAM, fue jefe del Departamento de Estructura de la Materia y, posteriormente, director. Fue consejero universitario y miembro de la Comisión Dictaminadora de cuatro institutos de este centro de estudios: Astronomía, Matemáticas, Física y Biotecnología. Ha impartido cátedra en su alma mater, así como en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y en la Universidad de Sevilla. En años recientes, ha sido nombrado visiting professor en Newcastle, Inglaterra (2013-2016).

 

Es investigador nivel III del Sistema Nacional de Investigadores y miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República. Fue coordinador del Comité Científico de Ciencias Exactas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Es fundador del Programa Adopte un Talento (PAUTA) y del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM. Además, fue el primer presidente de la Fundación Marcos Moshinsky.

 

Se ha especializado en física nuclear y molecular. Su producción científica destaca por sus estudios sobre la mecánica cuántica, la teoría algebraica de la dispersión, la óptica, la teoría de las matrices estocásticas y los problemas de coexistencia; los cambios de fase y caos en el núcleo atómico y las series de tiempo en sistemas biológicos. Cabe destacar que el doctor Frank y sus colaboradores realizaron las predicciones sobre supersimetría nuclear. Desde 2012 trabaja en el campo de las ciencias de la complejidad y ha incursionado en temas multidisciplinarios.

 

El doctor Alejandro Frank ha escrito más de doscientos artículos para revistas especializadas y posee en su haber ochenta colaboraciones en libros, memorias y otras publicaciones. Sus artículos han sido citados más de 4,200 veces. En 1994 publicó los libros Algebraic Methods in Molecular and Nuclear Structure Physics (Wiley Interscience) en coautoría con el doctor Piet van Isacker del ganil y, en 2008, Symmetries in Atomic Nuclei. From Isospin to Supersymmetry (Springer-Verlag New York) con Van Isacker y Jan Jolie del Laboratorio de Física Nuclear de Colonia, Alemania. Además de ser citados ampliamente, ambos libros son utilizados en laboratorios y universidades del mundo

 

Ha recibido múltiples reconocimientos, incluyendo el Premio de Ciencias Puebla (1986), el Premio de la Academia Mexicana de Ciencias (1989), el Reconocimiento Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos, otorgado por la UNAM (1991); la Beca Guggenheim de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation (1991-1992); el Premio Manuel Noriega Morales, otorgado por la Organización de Estados Americanos (1991-1992); la Medalla Marcos Moshinsky del Instituto de Física de la UNAM (1996); la distinción de Fellow de la American Physical Society (1998); el Premio Universidad Nacional en el área de Investigación de Ciencias Exactas por la UNAM (2001); el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales (2004) del Gobierno mexicano, y el Premio Scopus México (2008) como el científico mexicano más citado en los últimos diez años en las áreas de Ciencias Nucleares y Física Teórica, otorgado por la Editorial Elsevier.

 

El doctor Alejandro Frank Hoeflich ingresó a El Colegio Nacional el 31 de marzo de 2016. Su discurso de ingreso, De lo elemental a lo complejo, fue contestado por los doctores Octavio Novaro Peñalosa y Pablo Rudomin.