El hombre de ciencia genuino investiga la naturaleza primordialmente porque quiere comprenderla y racionalizarla, y porque considera que esta meta, como dijo Kant, no necesita otra finalidad.

 

Nació en Ciudad Guerrero, Chihuahua, el 2 de octubre de 1900. Estudió en las escuelas de medicina de México (1918-1921) y Berlín (1923), y se graduó en la de París (1927). 



Consagrado desde entonces a la investigación y al estudio de la fisiología, el doctor Rosenblueth, de regreso en México, inició la carrera académica, desempeñando el puesto de ayudante de cátedra de fisiología, en 1928, pasando después a ocupar el cargo de profesor de la materia. De 1930 a 1932 le fue conferida la beca J. S. Guggenheim Memorial Foundation para realizar investigaciones fisiológicas en la Universidad de Harvard. En atención a sus méritos, la misma universidad le ofreció otra beca durante los años 1932-1933 y lo nombró, este último año, instructor de fisiología. A partir del año siguiente y hasta 1944, el doctor Rosenblueth ocupó el cargo de profesor asistente de fisiología en esta universidad, realizando importantes investigaciones al lado del profesor Walter B. Cannon, uno de los más ilustres fisiólogos norteamericanos. 



Fue jefe del Laboratorio de Fisiología del Instituto Nacional de Cardiología (1944-1960), jefe del Departamento de Fisiología y fundador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional. Investigó el mecanismo químico de la transmisión de los impulsos nerviosos y elaboró, con Walter B. Cannon, la teoría de las dos simpatinas, única que explica los fenómenos de inhibición de los efectos autónomos.

Contribuyó a establecer la noción de la acción específica de la acetilcolina liberada como causa inmediata de la transmisión de los impulsos nerviosos en los músculos estriados; estudió los problemas del músculo cardiaco y las leyes que rigen el flutter y la fibrilación de la aurícula, intentó sentar las bases de una matemática biológica y fue maestro de un selecto grupo de discípulos mexicanos. 



Es autor, en colaboración con Walter B. Cannon, de Fisiología del sistema nervioso autónomo (1937), The supersensitivy of denervated structures, a law of denervation (1949) y de Transmission of nerve impulses at autonomic neuro-junctions and peripheral synapses (1950).

Ingresó en El Colegio Nacional el 6 de octubre de 1947, y en 1966 obtuvo el Premio Nacional de Ciencias. 



El doctor Arturo Rosenblueth Stearns murió en la Ciudad de México el 20 de septiembre de 1970. Sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón Civil de Dolores.