La novela hace caer la máscara de la epopeya y le impone las marcas del tiempo, de la renovación, de la crítica, de la duda.

 

Carlos Fuentes nació en Panamá, el 11 de noviembre de 1928. Estudió la licenciatura en derecho en la UNAM y tomó cursos de economía en el Instituto de Altos Estudios Internacionales de Ginebra, Suiza. Fue becario del Centro Mexicano de Escritores de 1956 a 1957, y colaboró en la Revista Mexicana de Literatura (fundador y codirector con Emmanuel Carballo), La Cultura en México (director), El Espectador (redactor 1959-1960) y en las principales publicaciones de EUA, Europa y Latinoamérica. Asimismo dirigió, junto con Octavio Paz, la Colección Literaria Obregón. Trabajó en la Secretaría de Relaciones Exteriores y fue embajador de México en Francia (1975-1977).



Publicó tres antologías, cuatro libros de cuentos, once libros de ensayos, nueve guiones cinematográficos y más de veinte novelas, entre las cuales sobresalen La región más transparente, Aura, La muerte de Artemio Cruz, La cabeza de la hidra y Los años con Laura Díaz. Su obra ha sido traducida a casi todos los idiomas.

Dio clases en distintas universidades estadounidenses y europeas, y ha recibido numerosos premios, distinciones y reconocimientos en América y Europa, entre ellos el Premio Biblioteca Breve, por Cambio de piel (1967); el Premio Xavier Villaurrutia (1976); el Premio Rómulo Gallegos (1977 y 1995); el Premio Internacional Alfonso Reyes (1979); el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Lingüística y Literatura (1984); el Premio Príncipe de Asturias, el Premio Grinzane Cavour, la Medalla Pablo Picasso, otorgada por la UNESCO (1994), el Premio Galileo 2000 (2005), el Premio “Franklin D. Roosevelt” de Libertad de Expresión, que otorga la Fundación Roosevelt de Holanda, (2006), el Premio Don Quijote de la Mancha, otorgado por la comunidad española de Castilla-La Mancha y la Fundación Santillana, el Primer Premio Internacional Don Quijote de la Mancha, en Toledo, España; el alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, le confiere el máximo honor que esta urbe concede, las “Llaves de la Ciudad”, y el Gobierno de la Ciudad de México le otorgó la Medalla 1808 como parte del homenaje que la ciudad le rinde con motivo de su 80 aniversario (2008); el Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre le otorga el Premio González-Ruano de Periodismo; el Premio “Fundación Cristóbal Gabarrón de las Letras”, y el nuevo Premio Formentor de las Letras por el conjunto de su obra, España (2011).

Recibió el grado de Comendador de la Orden al Mérito, de Chile (1993), y de la Orden Nacional del Mérito, de Francia (1997), la Gran Cruz de la Orden Nacional del Cruzeiro del Sur, de Brasil (1998), la Gran Cruz de la Orden de Isabel La Católica, en España (2009), el alcalde de París, Berttrand Delanoë, lo distinguió con la Grande Médaille de la Ville de Paris, échelon Vermeil, la máxima distinción que otorga la alcaldía de la capital francesa (2010).

En 1999 las academias Francesa y Brasileña de la Lengua le concedieron el Premio de la Latinidad, y en México recibió la Medalla Belisario Domínguez. Es Doctor Honoris Causa por las universidades de Cambridge (1987), UNAM, (1996), Brown, y Americana de París (1997), Autónoma de Sinaloa, de Gante, y Veracruzana (2000), de Cantabria, y de Vigo (2001), Autónoma de Querétaro y Universidad de Alcalá, España (2008), Universidad de Quintana Roo (2009, la Universidad Michel de Montaige, Burdeos (2011), la Universidad de las Islas Baleares (2012).



Es el gran renovador de la novela mexicana; cada libro suyo abría caminos y enfrentaba nuevos retos; en su narrativa hay tres vertientes: los grandes frescos que muestran el carácter nacional (La región más transparente, La muerte de Artemio Cruz, Cambio de piel, Terra Nostra); los más íntimos, que ahondan en el carácter individual (Aura, Zona sagrada, La campaña, Cantar de ciegos), y el que desentraña hechos políticos (La Silla del Águila, La cabeza de la hidra); es además un espléndido ensayista literario y político. 



Electo el 4 de abril de 1972, tomó posesión como miembro de El Colegio Nacional el 20 de julio del mismo año. En su conferencia inaugural, “Palabras iniciales”, llevada a cabo el 17 de octubre de 1972, fue presentado por el ensayista y poeta Octavio Paz.



El maestro Carlos Fuentes murió en la Ciudad de México el 15 de mayo de 2012.