El ingeniero no es científico ni artista. Se apoya en la ciencia y se deja guiar por el arte.

 

Nació en la Ciudad de México el 8 de abril de 1926. Ingeniero civil (1948) por la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), maestro (1949) y doctor en ingeniería (1951) por la Universidad de Illinois, fue coordinador de Investigación Científica, investigador, profesor de estructuras y especialista en ingeniería sísmica de la unam. Trabajó para la empresa Ingenieros Civiles Asociados (ica) y la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos (sarh).

Autor de seis libros y 250 trabajos científicos y artículos de divulgación, propios y en colaboración, publicados desde 1950, entre los que destacan: “Consideraciones sobre el diseño sísmico”, “On earthquake-resistant design”, “Presión hidrodinámica en presas debida a aceleración vertical con refracción de fondo” y “Torsiones sísmicas en edificios de un piso”. 



Fue profesor de diversas universidades de EUA, Italia, El Salvador, Venezuela, Colombia, Ecuador, Nueva Zelanda, Inglaterra, España, Israel, China y Cuba. Fue también consultor para la unesco y de la oea en ingeniería de sismos e investigación científica, así como miembro de diversas academias, colegios, asociaciones y sociedades mexicanas y extranjeras, entre ellas la Academia de la Investigación Científica, el Colegio de Ingenieros Civiles de México, la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica, la Sociedad Mexicana de Mecánica de Suelos, la American Society of Civil Engineers, el American Concrete Institute, la Seismological Society of America, la International Association for Earthquake Engineering (iaee), la Asociación Latinoamericana de Sismología e Ingeniería Antisísmica, la Unión Panamericana de Asociaciones de Ingenieros, la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (en calidad de Miembro Asociado Extranjero), etc. 



Presidió la Academia de la Investigación Científica (1963-1965); se le ha otorgado la mayor presea de ésta (1963) y el Premio Nacional de Ciencias (1974). Fue subsecretario de Educación (1978-1982), y en 1988 fue nombrado investigador emérito del Instituto de Ingeniería de la unam y asesor del Centro de Investigación Sísmica. 



Propuso un método para estimar la respuesta estructural máxima, que se conoce como Regla de Rosenblueth, usado en todo el mundo; encontró la solución al dominio del tiempo al problema de propagación de ondas de corte en medios viscoelásticos estratificados; introdujo el uso de cascarones cilíndricos de concreto reforzado para transmitir la carga de los edificios al suelo; perfeccionó un método para elección racional de modelos probabilistas, basado en la evaluación de pérdidas por posibles errores en la elección, aplicado en la selección del modelo más adecuado para describir el proceso de ocurrencia de los grandes sismos mexicanos de subducción. 



Ingresó en El Colegio Nacional el 4 de abril de 1972. En su discurso de ingreso, “Ética en el contexto de la teoría de decisiones y de la ingeniería”, fue presentado por el doctor Guillermo Haro. 



El doctor Emilio Rosenblueth Deutsch murió el 11 de enero de 1994.