Discurso de ingreso

Eusebio Juaristi

 

13 de julio de 2007.

 

Presidente en turno de El Colegio Nacional: doctor Arcadio Poveda

 

Doctor Leopoldo García-Colín

 

y Distinguidos Miembros de El Colegio Nacional:

 

Colegas y amigos, Señoras y Señores:

 

Quiero primeramente agradecer la presencia de todos ustedes en este acto. Parafraseando al doctor Ginés Morata quien recientemente fue reconocido por la Presidencia de la República con el Premio México: para un investigador “de trinchera” como yo es intimidante ser figura protagonista de este evento, por la categoría de las personalidades aquí reunidas. Ésta es una situación extraordinaria y pido de antemano disculpas por la deficiencia de mi discurso.

 

Ante todos ustedes me permito expresar la enorme satisfacción y compromiso que siento en vista de la posibilidad de ingresar como Miembro en El Colegio Nacional. Satisfacción, porque el reconocimientos y los privilegios que brinda esta posición facilitarán el desempeño de mis actividades profesionales y científicas. Compromiso, porque estoy plenamente dispuesto a continuar trabajando en pro del desarrollo y difusión de la química y de la cultura en México.

 

Quiero pues agradecer a los Miembros de El Colegio Nacional su deferencia y con fianza. Quiero también agradecer a mi institución, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional por el apoyo y las facilidades brindadas a lo largo de 26 años de labor docente e investigadora. Debo también reconocer con gusto la participación de los tesistas de licenciatura y posgrado, así como de los ayudantes de investigación que han formado parte de mi grupo, cuyo talento y contribuciones propias han hecho posible el desarrollo exitoso de la mayor parte de nuestros proyectos. Por supuesto, el financiamiento económico que he recibido del Conacyt durante más de 25 años ha sido esencial.

 

Finalmente, para cerrar este capítulo de agradecimientos, quiero nombrar a mi esposa Mary Carmen y a mis hijos Víctor y Carolina, que me han colmado de cariño, siendo una ayuda constante y una motivación fundamental en mi vida.

 

Ver discurso completo en PDF