Servirse de la ciencia y de la técnica con un profundo espíritu humanista, conducirlas, encauzarlas hacia el bienestar y la paz, es la tarea fundamental de nuestra época.

 

Nació en la Ciudad de México el 21 de marzo de 1913. En 1941 ingresó como ayudante al Observatorio Astrofísico de Tonantzintla y durante los años de 1943 y 1944 realizó estudios y trabajos de investigación en el Observatorio Astronómico de la Universidad de Harvard. Posteriormente fue investigador de los observatorios Astrofísico de Tonantzintla y Astronómico de Tacubaya. Fue subdirector (1948) y director (1951) del primero y, en 1949, del segundo. 



En la Universidad Nacional Autónoma de México (unam) promovió becas para los mejores estudiantes de la Facultad de Ciencias, y ahora se cuenta con personal especializado y con nuevas estaciones de observación en Tonantzintla y en la sierra de San Pedro Mártir, en Baja California. 



Fue, además, consejero del Instituto de Astronomía, investigador de tiempo completo en la unam, editor de los boletines de los observatorios de Tonantzintla y de Tacubaya, y presidente de la Academia de la Investigación Científica. En 1953 recibió la Medalla de Oro “Luis G. León” de la Sociedad Astronómica Mexicana; en 1962, la Medalla Honorífica de la Academia de Ciencias de Armenia y, en 1963, el Premio Nacional de Ciencias. 



En colaboración con los profesores Luyten y Zwicky, organizó la Primera Conferencia sobre Estrellas Azules, celebrada en Estrasburgo en agosto de 1964, y junto con los doctores Samuel Ramos y Elí de Gortari, fundó el Seminario de Problemas Científicos y Filosóficos, que promovió la edición de 27 libros y un buen número de folletos de divulgación. Ha publicado unos 70 trabajos de su especialidad, entre ellos “Cometa Haro-Chavira” (1955), “Supernova en una galaxia espiral” (1959), “Variables eruptivas en el halo galáctico” (1961), “Flare stars” (1968), “On the photoelectric photometry of some Orion flare stars” (1969) y “New flare stars in the Pleiades” (1970). Fue miembro de la Sociedad Astronómica Americana, de la Sociedad Real Astronómica de Inglaterra y de la Sociedad Astronómica del Pacífico, entre muchas otras.

Haro produce —dice Manuel Peimbert—— más de 80 artículos de investigación sobre diferentes ramas de la astronomía que abren nuevas áreas de investigación que se cultivan en todo el mundo; cinco de esas áreas son Objetos Herbig-Haro; estrellas ráfaga y estrellas T Tauri; nebulosas planetarias; estrellas azules en el halo de la galaxia, y estrellas azules con nebulosas muy intensas. Descubre un cometa, once novas galácticas, una nova extragaláctica y una supernova extragaláctica.

Electo el 6 de julio de 1953, ingresó a El Colegio Nacional el 29 de octubre del mismo año. Su discurso de ingreso, “En el cielo y en la tierra”, fue contestado por el doctor Manuel Sandoval Vallarta.

El doctor Guillermo Haro Barraza falleció el 27 de abril de 1988 en la misma ciudad que lo había visto nacer. Sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón Civil de Dolores.