La filosofía es la actividad disruptiva de la razón y ésta se encuentra en el límite de todo pensamiento científico.

 

Luis Villoro Toranzo nació en Barcelona, España, de padres mexicanos, el 3 de noviembre de 1922. Cursó los estudios profesionales en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, y realizó estudios de posgrado en la Universidad de La Sorbona, en París, y en la Ludwiguniversität de Munich, República Federal Alemana. Obtuvo los grados académicos de maestro en filosofía por la UNAM, con mención Magna cum Laude, en 1949, y el de doctor en filosofía por la misma UNAM, con mención Summa cum Laude, en 1963. Su tesis profesional se tituló Los grandes momentos del indigenismo en México.

Secretario de la Rectoría, UNAM, 1961-1962 y, después, toda una serie de cargos y puestos administrativos en la UNAM, en la UAM y en la Escuela Normal de Maestros. 



Publicó (en México), numerosos artículos sobre filosofía e historia intelectual; entre sus últimos libros se encuentran Creer, saber, conocer, Siglo XXI, 1982; El concepto de ideología y otros ensayos, FCE, 1985; El pensamiento moderno: filosofía del Renacimiento, FCE-El Colegio Nacional, 1992; En México, entre libros: pensadores mexicanos del siglo XX, FCE, 1994; El poder y el valor. Fundamentos de una ética política, FCE-El Colegio Nacional; Estado plural, pluralidad de culturas, Paidós, 1998, De la libertad a la comunidad, ITESM-Ariel, 2001, y Los retos de la sociedad por venir, FCE, 2007. 



Obtuvo numerosas distinciones y premios, entre éstos el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Ciencias Sociales, Historia y Filosofía (1986), el Premio Universidad Nacional en Investigación en Humanidades (1989), y el Premio “Juchimán de Plata” en Ciencia y Tecnología (1999). Fue embajador y delegado permanente de México ante la UNESCO en París (1983-1987), y en 1989 fue nombrado investigador emérito del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM. Asimismo, fue presidente de la Asociación Filosófica de México (1980-1981) y miembro del Consejo Académico de la Universidad de la Ciudad de México, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y del Consejo Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

En 2006, la Asociación Filosófica de México (AFM) le otorgó el Premio “Fray Alonso de la Veracruz” en reconocimiento a su trayectoria docente; es primera vez que se entrega dicho Premio; en 2007 fue elegido por aclamación Académico Honorario de la Academia Mexicana de la Lengua, una distinción que, a lo largo de su historia, la Academia sólo ha otorgado a quince destacados intelectuales; en 2010, el Colegio de México le entregó el Premio El Colegio de México: Alfonso Reyes por su destacada trayectoria; en 2011, el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INHRM) lo distinguió con el galardón a la Trayectoria en Investigación Histórica sobre la Independencia de México “Ernesto de la Torre Villar”.

Perteneció al Grupo Hiperión, dedicado al estudio del ser del mexicano, uno de cuyos mayores trabajos fue Los grandes momentos del indigenismo en México, donde estudia la historia de las ideas que llevaron a la revolución de Independencia; en Creer, saber, conocer, partiendo del análisis del lenguaje, se propuso precisar los conceptos y establecer sus relaciones lógicas y sistemáticas. 



Ingresó en El Colegio Nacional el 14 de noviembre de 1978. Su discurso de ingreso, “Filosofía y dominación”, fue contestado por el doctor Fernando Salmerón.



El doctor Luis Villoro Toranzo falleció en la Ciudad de México el 5 de marzo de 2014.