Lo poco o mucho que los físicos contribuyan a que "la biología quede en principio resuelta", resultará más trascendente para la física del futuro que el descubrir nuevos sabores y colores de los quarks.

 

Nació en la Ciudad de México el 4 de julio de 1939. Cursó la carrera de físico en la unam, obteniendo la licenciatura en 1965, la maestría en 1968 y el doctorado en 1969. Fue investigador y, luego, consultor del Instituto Mexicano del Petróleo durante 15 años. Ha sido profesor desde 1964 en las facultades de Ciencias y de Química en la UNAM, en la UAM, en la Escuela de Ingenieros Militares y en muchas otras universidades de México y de Europa, América del Norte, Asia, Oceanía y África. Desde 1965 es investigador del Instituto de Física de la UNAM, del que fue director por dos periodos (1991-1995 y 1995-1999). 



Sus principales líneas de investigación han sido la física atómica y molecular, física teórica, mecánica cuántica, fisicoquímica, respuesta sísmica resonante y catálisis teórica y experimental. Ha dirigido más de 33 tesis que abarcan licenciatura, maestría y doctorado. Ha recibido estudiantes postdoctorales de varios países. Entre éstos, algunos han ocupado puestos de rectores de universidades o directores de laboratorios en Francia, Polonia, China y Gran Bretaña. Sus estudiantes mexicanos también ocupan posiciones directivas y puestos de investigador en cerca de una docena de instituciones en toda la República Mexicana. Entre el 2000 y el 2002 ha impartido más de 30 conferencias en universidades de la India, Italia, Francia y EUA. Ha publicado más de 216 trabajos originales de investigación científica en las mejores revistas especializadas de circulación internacional, además de cuatro libros sobre temas especializados de desarrollo tecnológico; también ha obtenido cuatro patentes. Asimismo, ha publicado más de 130 artículos de divulgación. Su trabajo científico recibe un promedio de 100 citas anuales en el Science Citation Index desde 1969. 



Ha recibido importantes premios y reconocimientos: el Premio de la Academia de la Investigación Científica (1977), el Premio Nacional de Ciencias y Artes del Gobierno de la República (1983), y el Premio de Ciencias de la UNESCO en 1993 (fue el primer mexicano que lo recibió). En 1997 el doctor Novaro fue nombrado por sexta ocasión miembro del jurado que otorga el Premio Nacional de Ciencias y Artes. Es Investigador Nacional, Nivel III, del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) desde 1984 y, en ese mismo año, fue miembro de la primera Comisión 
Dictaminadora del SNI. En el año 2000 fue nombrado Investigador Emérito del mismo.

En 2006, el Conacyt le otorgó el reconocimiento como Investigador Nacional Emérito, y en 2009 fue distinguido con el Premio Scopus-Elsevier de Investigación Científica. En 2012 fue distinguido como Coeditor del Special Issue del International Journal of Quantum Chemistry, Vol. 112, No. 17, pp. i-iv y 2849-2979 del 5 de septiembre de 2012.

Encuentra una simetría dinámica del sistema periódico y demuestra que se puede “mapear” en un trompo tetradimensional en un espacio equivalente; también ha investigado en el campo de las fuerzas intermoleculares, y en el campo de la catálisis teórica establece una relación con procesos experimentales y tecnológicos que dan lugar a varias patentes.



El doctor Octavio Novaro Peñalosa ingresó en El Colegio Nacional el 19 de octubre de 1995. Su discurso de ingreso, “Hacia una teoría de la catálisis”, fue contestado por el doctor Marcos Moshinsky.