Biotecnología: Organismos transgénicos, sus grandes beneficios y la ausencia de daño

ECN | 16 junio 2017
Biotecnología: Organismos transgénicos, sus grandes beneficios y la ausencia de daño

 

ECN | 16 junio 2017

Biotecnología: Organismos transgénicos, sus grandes beneficios y la ausencia de daño 

  • El uso de la biotecnología es fundamental para recuperar la soberanía alimentaria de México: Francisco G. Bolívar Zapata

El miembro de El Colegio Nacional, Francisco G. Bolívar, defiende la utilización y el desarrollo de los organismos genéticamente modificados (OGM), ya que “el uso de los transgénicos nos permite contender con diferentes problemáticas y demandas específicas en diferentes sectores”. 

En la conferencia sobre bioquímica que ha coordinado e impartido esta mañana en El Colegio Nacional, Biotecnología: Organismos transgénicos, sus grandes beneficios y ausencia de daño, Bolívar, bioquímico e investigador, ha puesto el énfasis en desmentir los mitos y conjeturas alarmistas que algunas voces científicas y grupos activistas, como Greenpeace, esgrimen para detener el avance de los productos transgénicos. Bolívar sostuvo que muchas de las  teorías en contra del uso de los OGM “no están sustentadas por evidencias científicas y solo causan desinformación y confusión en la opinión pública”. 

Según el investigador, los beneficios del uso de los transgénicos se han demostrado en tres sectores especialmente importantes para el ser humano. En primer lugar, dando lugar a vacunas y medicamentos, como por ejemplo la insulina, que no existirían si no fuera por las herramientas de la ingeniería genética. El sector alimentario también ha mejorado con el uso de transgénicos como la quimosina o las pectinas, entre otras, fundamentales para procesar los alimentos. Y por último, en el sector agrícola, donde el uso de las plantas transgénicas ha motivado una mejora de las cosechas y una disminución de los costos de producción al lograr evitar el uso de pesticidas y herbicidas. 

Las plantas transgénicas se utilizan desde 1996 y gracias a sus transgenes tienen la posibilidad de ser resistentes a plagas de insectos y de malezas. Actualmente, “las plagas se exterminan de forma irresponsable usando pesticidas y herbicidas químicos”, ha señalado el investigador, “muchos de ellos contaminantes y carcinogénicos, convirtiendo este tipo de agricultura en una práctica insostenible.”

Centrando la atención en México, el investigador ha explicado que la soberanía alimentaria se perdió hace tiempo, pero no por culpa de los transgénicos, sino de las compañías transnacionales. Para Bolívar, el problema radica en que el Gobierno de México aún no ha implementado un sistema en el que los agricultores puedan acceder a la tecnología que ya se usa en otros países cercanos de Iberoamérica y en los E.U.A.,y por tanto les es imposible contender la demanda alimentaria del país. “Para evitar la dependencia de las compañías transnacionales”,  ha subrayado el ponente, “es fundamental que usemos tecnología para producir alimentos y que desarrollemos nuestras propias variedades transgénicas”.

Bolívar ha proseguido avalando la existencia de suficiente evidencia científica sólida de que los transgénicos son organismos de bajo riesgo, y que sus productos se utilizan desde hace años sin perjuicio a la salud ni efectos negativos para el medio ambiente. “Se cuenta con un conjunto superior a 2000 publicaciones científicas realizadas en diferentes laboratorios del mundo sobre la inocuidad, ausencia de daño, seguridad y los efectos de los OGM en la salud, que ratifican que la biotecnología, y en particular los transgénicos, no son per se más riesgosos que las técnicas de mejoramiento convencional”, ha detallado el miembro de ECN. Entre los reportes más importantes que acreditan el uso de los OGM están los de la Comisión Europea, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) y la Royal Society británica.

Actualmente, gracias al Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) y los Protocolos sobre la Seguridad de la Biotecnología de Cartagena y Nagoya-Kuala Lumpur, existe un marco jurídico internacional que regula y se encarga de evaluar los efectos adversos en la biodiversidad y movimientos transfronterizos de los OGM. En México es la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM) la que regulariza los transgénicos por medio de agencias como CIBIOGEM y COFEPRIS.

Consulta la conferencia completa en el canal de Youtube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=vNy5G9udr-k