El cine y las lenguas (primer conversatorio)

ECN | 29 junio 2017
El cine y las lenguas (primer conversatorio)

 

ECN | 29 junio 2017

Conversatorio sobre El enigma de Kaspar Hauser

 

  • La experiencia es lo que nos da nuestra identidad: Ranulfo Romo
  • Para lograr un conocimiento más profundo de la facultad del lenguaje es necesario un esfuerzo interdisciplinar: Luis Fernando Lara

Dentro del marco del ciclo El cine y las lenguas, El Colegio Nacional (ECN) proyectó la tarde de ayer la película El enigma de Kaspar Hauser, del director alemán Werner Herzog. Luis Fernando Lara, miembro de ECN, lingüista e investigador, es el coordinador del ciclo que, en el conversatorio de esta primera sesión, contó con la participación de la psicóloga e investigadora Feggy Ostrosky y del también miembro de ECN, Ranulfo Romo.

El enigma de Kaspar Hauser está basada en la historia real y ampliamente documentada de Kaspar Hauser, un individuo que creció privado de contacto humano hasta los 16 años de edad. En 1828 su cuidador, que apenas había interaccionado con él para alimentarlo y enseñarle un par de palabras, le libera de su cautiverio y le abandona en Nüremberg. Kaspar no sabe hablar, ni siquiera caminar. Con el tiempo aprende a socializarse y toma contacto con el lenguaje, la filosofía, la ciencia y la música. La película fue galardonada con el Premio Fipresci y el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes de 1975.

Al término de la proyección, los tres especialistas invitaron a reflexionar sobre las principales temáticas que aborda el filme: la necesidad de socialización, la capacidad del lenguaje y las emociones, la memoria, la etología y la identidad. Los expertos también deliberaron sobre la cuestión entre lo innato y lo adquirido, antiguo debate de las neurociencias que pondera las cualidades innatas del individuo (genética) frente a la influencia ambiental (epigenética).

El lingüista Luis Fernando Lara afirmó que la vida social y el desarrollo de la lengua son fundamentalmente lo que nos convierte en humanos, y planteó la necesidad de coordinar la neurofisiología, la psicología y la lingüística en un esfuerzo interdisciplinar para lograr un conocimiento más profundo de la facultad del lenguaje. “Desde las distintas disciplinas científicas deberíamos cimentar un lenguaje común”, explicó el lingüista, “una interfaz en la que poder compartir y contrastar los distintos enfoques y desde la que podamos construir un conocimiento común”.

Feggy Ostrosky, psicóloga e investigadora de la UNAM, destacó la importancia de la educación y la estimulación temprana del cerebro. Ostrosky explicó que existen periodos sensibles en los que la estimulación es vital para el desarrollo adecuado de la capacidad del habla y de las emociones, y alertó sobre la necesidad de enfocar la enseñanza hacia las demandas actuales, que requieren habilidades como autocontrol de los impulsos y las emociones, flexibilidad cognitiva, memoria de trabajo y gestión de la información.

Por su parte, el neurofisiólogo Ranulfo Romo sostuvo que “somos lo que somos por el medio ambiente”, zanjando la cuestión entre lo innato y lo adquirido. “Gracias al ambiente el cerebro está sometido a un aprendizaje continuo”, manifestó Romo, “y la experiencia es lo que nos da nuestra identidad”.

El ciclo El cine y las lenguas proseguirá hoy jueves 29 de junio en El Colegio Nacional con la proyección de Alphaville, de Jean-Luc Godard. 

Consulta el conversatorio completo en: http://original.livestream.com/colegionacional/video?clipId=pla_d6a5c112-7cd4-4e7c-9c49-9c43f6b9fe18