El complejo de Xalla albergaba oficinas de los co-gobernantes de Teotihuacán

Crónica | 10 agosto 2017
El complejo de Xalla albergaba oficinas de los co-gobernantes de Teotihuacán

 

Crónica | 10 agosto 2017 | http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1037778.html

Simposio. Xalla se conforma de una plaza principal, con un templo en el centro y cuatro estructuras equivalentes a los puntos cardinales. Ésa es la plaza ritual principal donde había música y rituales para cada deidad. Era el lugar donde se representaba a la deidad, explica Linda Manzanilla, Premio Crónica

El complejo palaciego de Xalla, ubicado en Teotihuacán –al norte de la Pirámide del Sol–, funcionó durante los años 150 al 600 d.C. como la oficina de los co-gobernantes de dicha ciudad mesoamericana que tuvo un sistema político corporativo, a diferencia de las dinastías del área maya. Actualmente la arqueóloga Linda Manzanilla Naim estudia la zona, que cuenta con 55 mil metros cuadrados y en la que ha encontrado instrumentos musicales, kilos de mica procedentes de Oaxaca y cuatro espacios que fungían como sedes administrativas.

“Xalla es un palacio que he estado excavando desde el año 2000, es una estructura de 55 mil metros cuadrados que tiene una plaza central construida a imagen de la flor de cuatro pétalos que, según Alfredo López Austin, pudo ser un glifo emblema de Teotihuacán. El único lugar de esa ciudad en donde se puede materializar ese aspecto es Xalla porque tiene su plaza central y cuatro estructuras de tamaños equivalentes”, señaló la también Premio Crónica durante el simposio “Los palacios mesoamericanos”, celebrado ayer en El Colegio Nacional.

La también investigadora de la UNAM explicó que este conjunto palaciego tiene un paso de ronda, un muro doble que lo circunda y la peculiaridad de que no se ubica sobre la Calzada de los Muertos, porque probablemente los co-gobernantes pensaron en el deseo de privacidad.

“Xalla se conforma de una plaza principal con un templo en el centro y cuatro estructuras equivalentes a los puntos cardinales. Ésa es la plaza ritual principal donde ocurría la música y los rituales para cada deidad. Ése era el lugar donde se representaba a la deidad, porque recordemos que las élites gobernantes estaban representando o personificando deidades ante los teotihuacanos”, detalló.

Sobre el templo ubicado en la plaza central, dijo la experta, no se puede decir que es un altar porque contó con un tablero, talud, almenas y “una estructura de 14 metros por lado que originalmente tuvo un cuarto o santuario”. En cambio, agregó, las cuatro estructuras que rodean la plaza están dedicadas a deidades distintas.

“Partí de la hipótesis de que Xalla pudiera haber sido una sede que para que los cuatro co-gobernantes se pudieran reunir para resolver asuntos de Estado, pero las investigaciones que he llevado a cabo me han revelado un aspecto: por lo menos dos de esos co-gobernantes pudieron haber tenido sus oficinas o sedes de gobierno ahí con sus contrapartes femeninas”, destacó.

Linda Manzanilla detalló que esas cuatro oficinas estaban dedicadas a diferentes dioses, es decir, la localizada al oeste al Dios de la Lluvia, estructura que al mismo tiempo tenía enfrente a su contraparte femenina: la Diosa del Agua, y para la localizada al este, su dios era el Monte y su contraparte, la Diosa de la Fertilidad.

“Cada estructura de Xalla está dedicada a distintas deidades: el Dios de las Tormentas o de la Lluvia es el principal, es la deidad estatal de Teotihuacán y está representada en la estructura este, el dios del fuego está al norte y el Dios del Monte, al sur. Suponemos que la Diosa del Agua estaba en la parte oeste por las ofrendas encontradas”, dijo.

MÚSICA. Manzanilla Naim precisó que en la oficina ubicada al sur, dedicada al Dios del Monte, halló la escultura antropomorfa más grande que se ha registrado en Xalla; sin embargo, ésta fue hallada rota porque el área fue afectada por la revuelta y el incendio que dio fin a la sociedad teotihuacana hacia el año 550 d.C.

“Encontré en esa área un sector doméstico anexo, cosa rara. Mencioné que dos de aquellos co-gobernantes pudieron tener sus sedes en Xalla, pero muy probablemente el que representa al Dios del Monte, que tiene como emblema al coyote, era de otro grupo étnico y por eso tiene un sector doméstico anexo. Él no tendría un palacio en Teotihuacán porque no es uno de los grupos originarios”, apuntó.

Que la deidad del Monte tuviera un lugar dentro de la organización de co-gobernantes, precisó Manzanilla, fue para que la élite entendiera los intereses de los grupos étnicos foráneos.

Otro reciente hallazgo en Xalla es el registro de instrumentos musicales, que van desde silbatos hasta flautas múltiples, objetos que eran comunes en la zona. “Es común encontrarlos en Teotihuacán, en sus centros de barrio, porque la música fue parte fundamental, fue acompañante de las ceremonias, de los rituales y de todo lo que pasaba en las plazas. Se han encontrado silbatos, ocarinas, flautas y flautas múltiples”.

SAQUEO. Durante su ponencia, la arqueóloga explicó que la plaza central de Xalla fue saqueada por los grupos epiclásicos (el grupo coyotlatelco) que llegaron después del incendio de Teotihuacán (del año 550 al 650 d.C.).

“Llegan esos grupos a saquear la ciudad, nosotros vimos las calas de saqueo, las estructuras partidas a la mitad y lo detectamos porque en aquellas estructuras que no fueron saqueadas, encontramos jadeíta de la zona de Motagua, Guatemala, que fue un regalo de las élites mayas a la incipiente élite teotihuacana hacia los años 150 a 170 d.C.”, señaló.

Manzanilla concluyó que Xalla sí puede representar un escenario importante para la élite gobernante de Teotihuacán; no obstante, es un palacio difícil de estudiar porque tiene varios eventos de saqueo, muchos de ellos prehispánicos.

“Los saqueos fueron la extracción de reliquias, la destrucción a causa del gran incendio y la llegada de los coyotlatelcos. Después, en tiempos modernos hubo extracción de piedra por los grupos que habitaron San Martín de las Pirámides en el siglo XX y hacia 1959-1964 hubo saqueo de pintura mural. Hemos encontrado las monedas de ese tiempo, las taparoscas de refrescos y las latas de atún que delatan que los saqueadores que se llevaron metros de mural, permanecían horas en la zona”, dijo.