En México seguimos hablando latín, dice el lingüista Luis Fernando Lara

Crónica | 29 abril 2016
En México seguimos hablando latín, dice el lingüista Luis Fernando Lara

 

Crónica | 29 abril 2016 | http://www.cronica.com.mx/notas/2016/958103.html

“En México seguimos hablando latín”, es una de las conclusiones que se ofrecerán durante el ciclo de conferencias La herencia léxica del español mexicano”, que se llevará a cabo durante mayo y junio en El Colegio Nacional y estará a cargo del lingüista Luis Fernando Lara.

En entrevista con Crónica, el también investigador de El Colegio de México dice que en estas conferencias que inician el 3 de mayo a las 19:00 horas,  se expondrá un conjunto de palabras que la lengua española heredó de diferentes idiomas, tanto en la antigüedad como en la actualidad. “Su objetivo es mejorar el conocimiento que tiene la gente del español, en particular de su léxico, y lograr que más mexicanos sientan al español como lengua propia y no como un idioma que nos prestan los españoles”.

Las conferencias,  explica, están divididas por precedencias: se empieza con una introducción que se titula “La herencia prerromana” –el 3 de mayo-, en la cual se trata la etimología e historia de las palabras, porque en muchas ocasiones no se tiene idea clara de dónde provienen. Después de esto, se muestran palabras prerromanas de lenguas anteriores al latín en España, como es el caso de “chaparro”.

Las siguientes dos conferencias –los días 10 y 17 de mayo- se titulan “La herencia latina” y en éstas la conclusión es de que “en México seguimos hablando latín, pero de una manera diferente porque tenemos una enorme cantidad de palabras de ese idioma que son las que mejor definen al español. Casi todas las que usamos en el habla cotidiana son latinas y que recibimos de la colonización romana de España, luego con la Conquista y después en diferentes etapas de la historia en que entraron muchos cultismos”, agrega.

El tema III será “La herencia visigótica y árabe” –el 24 de mayo-, en el cual se hablará de palabras que heredamos de los visigodos y árabes. “El conjunto de palabras de los primeros es relativamente pequeño; mientras que el grupo de palabras que heredamos de los árabes es muy grande, como la preposición `hasta´ y la intersección `ojalá´. Por ejemplo, `hasta´ entró desde el árabe y fue una palabra creada cuando los hablantes antiguos no encontraban una forma de establecer límites temporales de un momento a otro. Pero además, explica, mucho vocabulario usado en la astronomía, química,  medicina y óptica, entre muchas otras ciencias, procede del árabe”.

Luego, cuenta que viene la cuarta sesión denominada “La herencia amerindia” - el 7 de junio-. “Son las palabras que recibimos de las lenguas indígenas, en particular el náhuatl. El cierre es con “La herencia de las lenguas modernas” –el 14 de junio- con las palabras recibidas del francés, italiano e inglés, aunque también hay algunas del germano, como son los casos de “yelmo” o “guerra”, y del sueco. “En esta última lengua está el caso de ombudsman”.

Y no se puede hablar de estas palabras que heredamos sin tocar todo el bagaje cultural que está detrás de cada una de éstas. “Por  ejemplo, la palabra madera viene del latín materia y entonces se produjo lo que se llaman dobletes, porque tenemos materia que evolucionó al ritmo de lengua española como madera y luego con el cultismo se transformó materia, para elevarla a un nivel más abstracto”.

También, indica,  está el caso de cadera y cátedra. “La palabra latina de origen griego cátedra, que era la silla elevada desde la cual un profesor enseña, en español derivó a cadera, como si la cadera fuera la silla en la que nos sentamos. Después se reintrodujo mediante el cultismo para hablar del curso que ofrece un profesor”.

Luis Fernando Lara dice que este ciclo de conferencias está dirigido más a los estudiantes de licenciatura, pero también al público general. “Su objetivo es que las personas puedan utilizar mejor el idioma español y se apoderen de éste”.

Por que el mal manejo del lenguaje, añade, entorpece no sólo la comunicación, sino la comprensión del entorno social, “y esto se puede subsanar  con mejor educación, especialmente en el conocimiento de la lengua”.

Hoy, explica, uno de los problemas son los medios de comunicación, particularmente la televisión y las redes sociales, que están induciendo una reducción del conocimiento de las palabras, y conlleva a que mucha gente no tenga un vocabulario amplio que le permita expresarse de manera clara, precisa y rica.