Hallazgos recientes en el Templo Mayor

ECN | 13 abril 2017
Hallazgos recientes en el Templo Mayor


ECN | 13 abril 2017

  • El Museo del Templo Mayor celebrará su 30º aniversario con una exposición retrospectiva y con la apertura del edificio Cuauhxicalco al público en general.

Con una exposición retrospectiva sobre el trabajo y los principales descubrimientos realizados en la zona arqueológica, además de la apertura del edificio Cuauhxicalco al público en general, el Museo del Templo Mayor celebrará su 30º aniversario de existencia este 2017.

Así lo detalló Eduardo Matos Moctezuma, arqueólogo fundador del Proyecto del Templo Mayor, quien el día de ayer ofreció una conferencia en El Colegio Nacional, en el marco de actividades del Festival del Centro Histórico 2017, sobre los hallazgos recientes que se han efectuado en el recinto ceremonial de Tenochtitlan

La muestra será inaugurada en octubre, mes en que se abrió el museo en 1987, y estará abierta hasta marzo de 2018 con la intención de festejar también el 40º aniversario del Proyecto del Templo Mayor, instaurado el 20 de marzo de 1978 a partir del descubrimiento de la Coyolxauhqui. 

Asimismo, el Museo del Templo Mayor tendrá una nueva entrada, que será estrenada entre julio y agosto del presente año, con la cual se podrá acceder al Cuauhxicalco, edificio hallado en 2015 y que actualmente se encuentra en labores de excavación. 

“Este edificio es muy importante porque, según las fuentes históricas, en él se enterraron a algunos de los principales gobernantes, como Tizoc, Axayácatl o Ahuítzotl”, señaló el miembro de El Colegio Nacional, “se está excavando en su interior para detectar si realmente se encuentran allí los huesos quemados; hay que recordar que a los tlatoanis los incineraban y sus cenizas las colocaban en pequeñas vasijas”.

Matos Moctezuma agregó que, en sus 39 años de existencia, el Proyecto del Templo Mayor ha descubierto más de 180 ofrendas en el recinto mexica, siendo la ofrenda 126 una de las que más destacan por su “riqueza inimaginable”, al contener restos de felinos, serpientes, águilas reales, peces sierra y otros animales marinos, conchas, jarras, objetos de obsidiana, entre otros.

El miembro de El Colegio Nacional también destacó el trabajo llevado a cabo por el Proyecto de Arqueología Urbana, creado en 1991 y bajo la coordinación de Raúl Barrera, que ha hecho excavaciones en el subsuelo del Centro Histórico, descubriendo el monolito de la Tlaltecuhtli el 2 de octubre de 2006 y localizando importantes edificaciones como el Calmecac, el Juego de Pelota, el Templo de Ehécatl, el gran Tzompantli y el mismo Cuauhxicalco en estos últimos años. 

Sobre el nuevo proyecto para la remodelación del Zócalo, planteado por las autoridades capitalinas, el arqueólogo refirió que de acuerdo al Plano de Hernán Cortés de 1524, la Plaza de la Constitución era una explanada frente al Palacio de Moctezuma, hoy el Palacio Nacional, que funcionaba como un “tianguis” prehispánico.

“Según los registros, el Zócalo era un espacio abierto y dudo que se encuentren vestigios grandes ahí; no hay rasgos de algún monumento dentro de la plaza”, concluyó Matos Moctezuma.