Homenaje a Claudio Monteverdi

ECN | 6 abril 2017
Homenaje a Claudio Monteverdi


ECN | 6 abril 2017

  • El grupo italiano La Venexiana ofreció en El Colegio Nacional una pequeña muestra del repertorio de Monteverdi.
  • Mario Lavista, Adolfo Martínez Palomo y Sergio Vela charlaron sobre la vida y obra del compositor italiano, a 450 años de su nacimiento. 

Como parte de las actividades del Festival del Centro Histórico 2017, el grupo italiano La Venexiana ofreció esta noche un concierto en El Colegio Nacional, en homenaje a Claudio Monteverdi, a 450 años de su nacimiento. 

La agrupación especializada en música del Renacimiento, bajo la dirección artística de Claudio Cavina, interpretó para el público una pequeña muestra del compositor italiano, quien fue maestro de capilla de la Basílica de San Marcos y creador de música profana de gran contenido erótico.

Asimismo, Mario Lavista y Adolfo Martínez Palomo, miembros de El Colegio Nacional, charlaron sobre la vida y obra de Monteverdi con Sergio Vela, actual director del Festival del Centro Histórico de la Ciudad de México. 

“Monteverdi es un puente: es un compositor renacentista y barroco a la vez; en el tránsito del cambio de un lenguaje modal a uno tonal se encuentra la maravillosa figura de Claudio Monteverdi”, explicó Mario Lavista, “participa en su obra como un compositor renacentista, puesto que nunca renuncia a la tradición, y al mismo tiempo, como un gran innovador de la música”.

Adolfo Martínez Palomo repasó la vida del autor de La fábula de Orfeo, nacido en Cremona en 1567 y fallecido en Venecia en 1643. El miembro de El Colegio Nacional destacó la popularidad que tuvo y la plenitud de su capacidad como compositor hacia el final de su vida; refirió que, según los expertos, Monteverdi es el primer compositor en la historia de la música que goza de una reputación mundial.

“El catálogo de obras de Monteverdi muestra aproximadamente 337 obras; en estas obras sobresalen algunas de las composiciones más notables y más logradas de la historia de la música, y desde luego, de aquel período”, señaló Sergio Vela, “estar entre dos mundos, entre el Renacimiento y el Barroco, es extremadamente significativo: estuvo entre dos mundos conceptuales, uno estrictamente espiritual y religioso, y el otro, el de la música profana con una fuerte carga erótica”.