La Apología de las cosas y el autorretrato de Vicente Rojo

Crónica | 3 marzo 2017
La Apología de las cosas y el autorretrato de Vicente Rojo


Crónica | 3 marzo 2017 | http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1012650.html

“Las cosas nos vinculan con la vida y con los seres humanos. Las cosas no tienen vida, nosotros se la damos”, señala el escritor y médico Arnoldo Kraus (Ciudad de México, 1951), que junto con el artista plástico Vicente Rojo (Barcelona, 1932), realizaron el libro Apología de las cosas, que incluye un autorretrato del escultor, el cual no refleja su rostro, sino todas las cosas que Rojo ha guardado durante su vida: pinceles, lentes, soldaditos de juguete, lápices o brochas.

“Es una vida (la de Vicente Rojo) llena de cosas porque esos objetos son enseres de la vida. No hablan pero tienen lenguaje, no son imprescindibles pero sin ellos la vida se estanca: viven con uno y son muchos y variados los vínculos entre cuerpo y cosa”, comenta Kraus, quien presentará el libro mañana a las 17:00 horas en la XXXVIII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

El autor señala que éste es el tercer libro sobre las apologías que realiza con Rojo, el primero trató sobre el lápiz y el segundo, sobre el libro. “La idea nace de una invitación mía a Vicente Rojo, de un escrito que hice: Apología de las cosas, el cual le gustó por la razón de que él tenía el deseo de hacer algo con sus cosas: un autorretrato”.

Entonces, agrega, de los detalles que el creador de la serie Negaciones fue guardando como persona y como pintor –tapones de pintura, pinceles, pequeñas brochas, reglas, tijeras, soldaditos, clips, plumones–, se formó un rostro a partir de esas cosas que tenía guardadas y que fue usando a lo largo de toda su carrera como escultor, escritor, pintor y grabador.  

“El texto inicial se fue modificando conforme Vicente Rojo hacía su autorretrato, es decir, la génesis de este libro es el texto que escribí, el autorretrato y el intento de ensamblar mi texto con lo que Vicente creó para que hubiera un diálogo entre las palabras y el autorretrato”, explica.

¿Por qué explicar el significado de la palabra cosa?, se le pregunta a Kraus. “Porque utilizamos la palabra ‘cosa’ para un sinfín de necesidades, para suplir palabras que no tenemos”, responde y añade que las cosas abandonan lo efímero cuando se insertan en la vida de alguien y se depende de ellas para iniciar o cerrar el día.

“Los autorretratos sin cejas, con rompecabezas, sin nariz, con lápices, sin labios, con corchos, sin orejas, con etiquetas engomadas, sin ojos, con envases de pintura acrílica exprimidos por el hambre insaciable del pincel, son distintos. No requieren caras, bastan cosas. Así Autorretrato de Rojo: sus cosas son su biografía”, escribe el autor.

RECUERDOS. Para Arnoldo Kraus, las personas le dan vida a las cosas, “porque esas cosas nos dan vida a nosotros, es innegable que cada quien tiene una serie de cosas en los lugares donde habita: la cocina, un estudio, el cuarto”

Esas serie de cosas, añade, tienen muchos significados, por el sólo hecho de verlas y tenerlas con nosotros, “nos recuerdan eventos de la vida, uno vive y revive el momento en que se adquirió o nos obsequiaron ese objeto. Cada quien tiene su lista de cosas, por eso digo que nos habitan. Uno se va haciendo viejo y las cosas recuerdan seres que ya murieron, le dan el significado a la vida, nos permiten valorar y revalorar lo que ya no regresa”.

¿Son una herencia de identidad?

—Nos dan identidad, las personas que lastimosamente por obligación o por situación de guerra, abandonan sus casas, a veces lo único que llevan cuando migran de una ciudad a otra o de un país a otro son, es llave de su casa, un puñado de tierra, la taza de la abuela…en resumen, historias de toda una vida.

“Esas cosas tienen un valor tan importante como las fotos que llevamos cuando uno tiene que abandonar su casa. Así como amamos a las personas, a las cosas no es que se les ame, pero se le da un valor muy importante. Las cosas nos vinculan con la vida y con los seres humanos, no tienen vida las cosas, nosotros les damos vida”.

LÍQUIDA. Otro tema que Arnoldo Kraus aborda en el libro Apología de las cosas, es la modernidad vista por Zygmunt Bauman (1925-2017) a través de la sociedad líquida: cuando los cambios sociales son rápidos y todo es efímero.

“No es que esté en contra de Internet o de las redes sociales, sólo le doy más valor a las cosas de antes, por ejemplo, a la espera de una carta de quien quiero. Eso tiene un valor diferente que el correo inmediato, esas etapas de aguardar, de silencio, esas esperas se van perdiendo conforme van ganando terreno los medios de comunicación inmediatos”.

Apología de las cosas se presentará este sábado 4 de marzo a las 17:00 hrs en el Auditorio Cuatro, del Palacio de Minería, ubicado en Tacuba 5, Centro Histórico de la Ciudad de México.