Mexicanos crean red para estudiar a los microorganismos que forman la microbiota | Alejandro Frank

La Crónica | 20 mayo 2016
Mexicanos crean red para estudiar a los microorganismos que forman la microbiota | Alejandro Frank

 

La Crónica | 20 mayo 2016 | http://www.cronica.com.mx/notas/2016/962008.html

 

Más de 100 científicos mexicanos, de campos como biología, medicina, matemáticas, informática, psicología y genómica se reunieron ayer en El Colegio Nacional para organizar una red de colaboración y estudio eficiente de la microbiota, que es el conjunto de millones de microorganismos que habitan en el cuerpo humano y en el resto de los animales. Estos seres vivos microscópicos tienen interacciones complejas e intervienen en procesos inmunológicos, metabólicos y, probablemente, evolutivos.

Invitados a la sede de El Colegio Nacional por Alejandro Frank Hoeflich, miembro de esa institución y coordinador del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los asistentes al Simposio Microbiome MX buscan conocerse, hacer redes de trabajo, escuchar algunas línea de investigación en progreso y participar en una lluvia de ideas o Brainstorm sobre el camino que debe elegir la ciencia mexicana para no duplicar esfuerzos o desperdiciar recursos.

 

¿QUÉ ES LA MICROBIOTA? El hombre es un abismo que mira hacia otro abismo, decía el poeta portugués Fernando Pessoa. Esa frase poética ilustra la relación humanidad-microbiota pues al mismo tiempo que el ser humano es una más de miles de especies que habitan el planeta, en el cuerpo de cada persona hay miles de especies de microorganismos, hospedados en la sangre, piel, intestinos, cerebro y vías respiratorias, entre otros. Esos seres vivos forman la microbiota.

“Cada uno de nosotros es como una selva; es un sistema ecológico en sí mismo”, afirmó el doctor Alejandro Frank durante su intervención en el Simposio. “Ahora comenzamos a descubrir la gran variedad de microorganismos que habitan en cada cuerpo, así como las complejas interacciones que se establecen dentro del cuerpo que habitan. Algunos microorganismos establecen relaciones patógenas –que enferman al anfitrión— y otros establecen relaciones simbióticas –que complementan las funciones del anfitrión—“, señaló el coordinador del Centro de Ciencias de la Complejidad.

“Todavía hay muchas preguntas que requieren respuesta, por ejemplo: ¿Cómo heredamos algunos de esos microorganismos y cómo adquirimos otros del entorno? ¿La microbiota afecta las características fisiológicas de los individuos? ¿Cuándo se presenta codependencia y cuándo exclusión entre organismos?”, enunció Frank.

GENÓMICA DE LA MICROBIOTA. Como un ejemplo del trabajo de mexicanos para conocer la microbiota se presentó una investigación del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) que identificó algunas mutaciones en los genes de la bacteria que provoca la tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis) y que hacen a algunas cepas resistentes a los medicamentos antibióticos como Pirazinamida y Isoniazida. En el estudio participaron Xavier Soberón, Omar Cruz y Ramiro Rojas, del Inmegen, en interacción con el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

Soberón, quien es director del Inmegen, explicó a Crónica que el proyecto mexicano estudió muestras de microbiota que tomó de las vías respiratorias de pacientes con tuberculosis. Separó ADN de las bacterias patógenas y con una técnica de análisis genómico que llamó, Técnica por secuencia de última generación, identificó varios genes asociados a la resistencia de los antibióticos que no habían sido reportados en otras partes del mundo.

“Ya había una serie de mutaciones reportadas que se pueden detectar con tecnologías muy baratas, pero sólo eran cinco. Nosotros tomamos, sin prejuicios, otros genes y encontramos varias mutaciones no reportadas. Esto es muy importante porque muestra que la capacidad de la bioinformátca actual permite predecir cuándo una mutación en genes de un microorganismo va a tener un efecto funcional. En este caso, nosotros hicimos una predicción al ver la mutación en el genoma y después se validó en el laboratorio de microbiología, donde se comprobó que esa cepa sí es resistente a los antibióticos”, dijo Soberón Mainero, al esbozar algunas de las nuevas aproximaciones con las que se podrá conocer más a la microbiota.