Puccini, el compositor gentil que se volvió hipocondriaco y taciturno

Crónica | 14 septiembre 2017
Puccini, el compositor gentil que se volvió hipocondriaco y taciturno


Crónica | 14 septiembre 2017 | http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1043451.html

“Puccini fue un hombre de contrastes”, describió Adolfo Martínez Palomo, “fue un hedonista sin trabas, pero al escribir sus óperas sentía ternura, nostalgia y dolor”. Con la madurez, el carácter del compositor, conocido por su afabilidad y gentileza, se volvió hipocondríaco y taciturno, obsesionado con la enfermedad y la muerte.

En el marco del ciclo de conferencias-concierto Músicos y Medicina, El Colegio Nacional presentó ayer la sesión dedicada al compositor Giacomo Puccini, bajo la coordinación del médico e investigador Adolfo Martínez Palomo, miembro del Colegio.

Fumador empedernido, fumaba 30 cigarrillos diarios, según relató Martínez Palomo, y fue diagnosticado de un cáncer de la epiglotis en 1923. Recibió un tratamiento en Bruselas a base de radiación y agujas radiactivas que, lamentablemente, no surgió efecto. Puccini murió el 29 de noviembre de 1924, dejando su última ópera, Turandot, inacabada.

Giacomo Puccini (1858-1924) fue uno de los grandes compositores de ópera italianos, máximo exponente del Verismo, una escuela operística surgida en Italia a finales del siglo XIX que se caracterizaba por su exposición de situaciones realistas y el retrato de personajes sencillos e incluso marginales, para demostrar que las pasiones humanas trascienden a épocas y condiciones sociales.

Describió a un Puccini adolescente algo desinteresado en los estudios, pero gracias al empeño y el tesón de su madre, Albina Magi, porque siguiera la estela de sus antecesores, el compositor consiguió estudiar en el Conservatorio de Milán, aún con los problemas económicos que padecía la familia.

Después de su exposición, Martínez Palomo dio paso al concierto en el que la mezzosoprano Verónica Alexanderson, el tenor Alan Pingarrón y el pianista Sergio Vázquez interpretaron pieza de Puccini, como E lucevan le stelle y Vissidarte, de Tosca, O Mio babbino caro, de Gianni Schicchi y Nessun Dorma, de Turandot, entre otras.