Síntesis Informativa - Ciclo de conciertos: Integral de los cuartetos de cuerda de Beethoven

ECN | 16 febrero 2018
Síntesis Informativa - Ciclo de conciertos: Integral de los cuartetos de cuerda de Beethoven


ECN | 16 febrero 2018

Integral de los cuartetos de cuerda de Beethoven | 2º Concierto

  • En sus últimos cuartetos Beethoven se apropia de la historia de la música y al mismo tiempo hace unos hallazgos sorprendentes de orden formal y expresivo: Mario Lavista 

Ayer en la tarde El Colegio Nacional (ECN) ofreció la segunda sesión del ciclo de conciertos Integral de los cuartetos de cuerda de Beethoven, bajo la coordinación de Mario Lavista, miembro de ECN.

Los asistentes pudieron disfrutar de la interpretación del Cuarteto en Mi menor, Op. 59, No. 2 y del Cuarteto en La menor, Op. 132, a cargo del conjunto Cuarteto Latinoamericano, formado por los violinistas Saúl y Arón Bitrán, el cellista Álvaro Bitrán y el violista Javier Montiel.

En su comentario de introducción al concierto, Lavista explicó que, aunque el maestro de Beethoven fue Joseph Haydn, quien realmente fue un modelo para el compositor alemán fue W. A. Mozart, e incluso pasó meses de su juventud copiando los cuartetos de cuerda del genio austríaco para aprender a escribir este tipo de pieza musical.

El Op.59 No.2, escrito en 1806, pertenece a un trío de cuartetos llamados Razumovsky que, junto a los Op. 74 y Op. 90, corresponden a una etapa muy fructífera de Beethoven. Según definió el miembro de ECN, “las obras que rodean a estos cinco cuartetos son sorprendentes”, entre las cuales se encuentra la Sinfonía Heroica, escrita entre 1803 y 1804, “una sinfonía que se abre al siglo XIX e inaugura otra manera de pensar la música”. Con esta composición Beethoven modificó una de las formas más socorridas de la música clásica, la sonata, que es una pieza tripartita formada por una exposición, un desarrollo y una reexposición con una coda de varios compases. “Lo que hace Beethoven”, describió Lavista, “es que esa coda la extiende de tal forma que llega a formar un segundo desarrollo, convirtiendo la sonata en una estructura de cuatro partes en un acto de innovación formal sorprendente”.

De la misma época que los cuartetos Razumovsky son la Quinta Sinfonía y las extraordinarias sonatas para piano Apassionata, Waldstein y Les Adieux, “que plantean una escritura pianística completamente inédita”, señaló el miembro de ECN.

El Op. 132 se encuentra entre los últimos seis cuartetos de Beethoven, compuestos en sus últimos años de vida, entre 1824 y 1826. De esta época también son la Novena Sinfonía y sus últimas sonatas para piano, como la Hammerklavier (Op. 106) y las famosas Op. 110 y Op. 111.

Según relató Lavista, “en estos últimos cuartetos Beethoven se apropia de la historia música y al mismo tiempo hace unos hallazgos sorprendentes de orden formal y expresivo”. El primer movimiento del Op. 132, por ejemplo, está basado en un cantus firmus, una forma polifónica del siglo VIII que consiste en un tema a partir del cual se agregan diferentes motivos. Además, en el tercer movimiento del mismo cuarteto el compositor alemán recurrió al modo lidio y a un tipo de notación que usaban los músicos de la época renacentista.

La siguiente sesión del ciclo de conciertos Integral de los cuartetos de cuerda de Beethoven tendrá lugar el martes 10 de abril en la sede de El Colegio Nacional, en la calle Donceles 104.

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=WureFZQakC4