Síntesis informativa - Cometas, meteoritos y asteroides (sesión 2)

Colnal | 10 mayo 2019
Síntesis informativa - Cometas, meteoritos y asteroides (sesión 2)

Colnal | 10 mayo 2019

Cometas, meteoritos y asteroides (sesión 2) | Ciclo de conferencias

●  Utilizar la técnica del carbono 14 es sólo útil para materia orgánica, pero para un meteorito, que es mucho más antiguo, se utilizan sistemas de decaimiento isotópico para hacer curvas de calibración de tiempo: Antonio Lazcano Araujo

● La arquitectura o estructura de nuestro sistema solar es muy diferente al de otros sistemas porque tenemos estos planetas rocosos cerca del sol y las masas gigantes de gas más alejadas: Karen Meech

● Todo lo que está vivo está hecho 100% de un solo tipo de aminoácidos, la quiralidad es una característica fundamental para los seres vivos: José Aponte

●  Me parece que los grandes telescopios alrededor del mundo están transformando nuestra comprensión del sistema solar y la forma en la que se creó el mundo habitable: Karen Meech

 

La segunda sesión del ciclo de conferencias, Cometas, meteoritos y asteroides, se celebró este viernes bajo la coordinación de los integrantes de El Colegio Nacional (Colnal), Antonio Lazcano Araujo, Susana Lizano y Jaime Urrutia Fucugauchi. En esta ocasión se presentaron las exposiciones de los científicos José Aponte y Karen Meech, quienes abordaron temas como la química en los meteoritos, los orígenes de la vida en la Tierra y el estudio de los cuerpos menores. A manera de introducción, el biólogo colegiado destacó la trayectoria de los ponentes y puntualizó que “en esta sesión del ciclo de conferencias nos vamos a concentrar en objetos menores del sistema solar a diferencia de la primera sesión que se vieron cuerpos de gran dimensión”.

La primera en exponer su tema fue Karen Meech, integrante del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawái, quien comenzó preguntándose “¿qué necesitamos para hacer un mundo habitable?” y se respondió diciendo que son necesarios compuestos orgánicos, una fuente de energía y agua líquida, además de estar ubicados en la llamada “zona habitable” que se refiere a la zona del los sistema planetarios donde es posible hallar agua y con ella la vida: “hasta hoy sabemos de 8 mil sistemas planetarios extrasolares y de estos solo hay 156 planetas terrestres y de ellos sólo 20 se encuentran en la llamada zona habitable”. Al hablar del origen del agua en la Tierra la científica especificó que el agua se formó en el espacio por medio de nubes de gas y polvo, donde las moléculas tuvieron reacciones químicas.

En este aspecto, la especialista recordó la primera sesión del ciclo de conferencias al explicar el proceso de formación de un planeta que va desde el nacimiento de una estrella, la creación de discos protoplanetarios, la dispersión del gas y la posterior formación de los planetas con el material del disco: “hasta ahora somos el único sistema solar en donde sabemos que hay vida y quisiéramos saber cómo sucedió eso aquí”. Para conocer el origen de la vida en la Tierra la científica propuso conocer la basura cósmica, los asteroides y los cometas; para conocer el proceso de formación de los planetas, la investigadora afirmó que existe el modelo dinámico (estudia el crecimiento planetesimal, su migración o pasividad) y el de química del disco (estudia las moléculas, considera la química, estructura y estudia la interacción y acumulación del polvo y gas), pero aseguró que es necesario conjuntar ambos modelos para tener mejores resultados.

Al hablar de sus objetos de estudio, Meech mencionó los cometas, los cometas del cinturón principal, los meteoritos, los satélites helados y los objetos interestelares. Cuando se refirió a los cometas aclaró que se puede estudiar desde la tierra o a partir de misiones espaciales. En virtud de ello, una misión importante fue Rosetta, en la cual se encontró que el hielo de los cometas está en poca cantidad en la superficie, los cometas se encuentra muy fríos, la superficie cambia con el tiempo y ”todos los cometas son diferentes, no tienen una química uniforme y además el monóxido y dióxido de carbono tienen un papel importante y vienen debajo de la superficie”. En este sentido, la investigadora dijo que se descubrió un nuevo tipo de cometa llamado Manxes que no tiene cola, no tiene agua y es de material rocoso.

Cuando la investigadora se refirió a los cinturones de asteroides dijo que son cometas con cola, tienen pequeñas cantidades de agua y el hielo que está enterrado puede haber sobrevivido la edad del sistema solar. Al narrar el proceso por el cual se encontró un cuerpo similar a un cometa y con una aceleración inusual nombrado Oumuamua, la astrónoma mencionó que “por primera vez tuvimos un pedazo de otro sistema solar lo suficientemente cerca para estudiarlo y podemos ver si los procesos de construcción de los planetas son iguales en todas partes”.

El químico José Aponte, integrante del Centro de Vuelo Espacial Goddard-NASA, se enfocó en presentar los resultados de sus investigaciones en la composición química de los meteoritos y su relación con el origen de la vida en la Tierra. El científico especificó que sus estudios no se basan en la observación por medio de telescopios, sino por medio de análisis de laboratorio en donde se hacen simulaciones de los procesos que suceden en el espacio.

Por medio de estas simulaciones el ponente afirmó que puede ver los compuestos químicos de diferentes materiales espaciales, se pueden conocer la formación de compuestos orgánicos en la Tierra primitiva, extraer aminoácidos, conocer estructuras moleculares y analizar diferentes meteoritos para entender su composición. No obstante, Aponte afirmó que para conocer  el origen de la Tierra y de la vida en ella se necesita tener información externa, ya que los procesos biológicos y geológicos de la Tierra no permiten conocer con precisión esta información: “si queremos conocer cómo se formó la Tierra, cómo se organizó la vida en este planeta tenemos que utilizar materiales que estén fuera de la Tierra como los meteoritos”.

El químico explicó que los meteoritos se clasifican en tres tipos: Sideritos, Rocosos y Litosideritos. Dentro de los meteoritos rocosos se dividen en meteoritos condritas o acondritas, dependiendo de la presencia o no de cóndrulos, que son sólidos minerales que pueden llegar a ser más viejos que el Sol: “hay meteoritos que han sufrido mucho calentamiento y han sido térmicamente alterados y hay meteoritos que tienen mucha agua y son acuosamente alterados. Entre térmicos y acuosos hay toda una gama que genera una distribución molecular distinta”. Al respecto, el especialista destacó el papel fundamental que jugó el meteorito Murchison por su riqueza orgánica y por ser de los primeros meteoritos en ser estudiados: “se tiene la expectativa de que los asteroides trajeron cierta cantidad de agua y diversos compuestos orgánicos que han sido reciclados y utilizados para el origen de la vida en nuestro planeta”.

Aponte afirmó que los aminoácidos y las aminas son muy importantes para la formación de vida, por lo que es fundamental estudiar estos compuestos en los meteoritos: “los compuestos orgánicos en meteoritos nos pueden informar sobre los orígenes de la materia orgánica en el sistema solar y podrían haber sido fuentes importantes de material orgánico prebiótico”. Por último, el químico presentó el proyecto de OSIRIS-REX que tiene como fin recolectar materiales de un asteroide por medio del mecanismo TAGSAM y puntualizó que la misión tardará cerca de 14 años para poder concluir.

 

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=Osr_0eSRv74

 

¿Quieres recibir nuestro boletín semanal?  
Da clic aquí