Síntesis Informativa - Diplomacia científica y relaciones científicas entre Francia y México

Colnal | 1 marzo 2019
Síntesis Informativa - Diplomacia científica y relaciones científicas entre Francia y México

Colnal | 1 marzo 2019

 

Diplomacia científica y relaciones científicas entre Francia y México | Coloquio

  • Para pensar el futuro, la ciencia debe tener cada vez un papel más importante en el ámbito de las decisiones, así como en el diálogo con los poderes políticos y con la ciudadanía: Jean-Joinville Vacher
  • El valor del conocimiento no está sólo en que nos ayuda a resolver problemas, sino también en que nos impulsa a estrechar relaciones de colaboración: Ranulfo Romo
  • La cooperación científica Sur-Sur es un elemento clave de la cooperación internacional para el desarrollo ante los enormes desafíos de desarrollo económico y geopolítico: Abdel Sifeddine
  • La cooperación internacional ayuda a obtener resultados a los países con comunidades científicas más pequeñas o con menos medios: Jaime Urrutia Fucugauchi

 

Este viernes 1 de marzo El Colegio Nacional (Colnal) albergó el coloquio titulado Diplomacia científica y relaciones científicas entre Francia y México, coordinado por los colegiados Ranulfo Romo y Jaime Urrutia Fucugauchi, que además contó con la colaboración de Jean-Joinville Vacher, agregado científico de la Embajada de Francia en México, y Abdel Sifeddine, director en México del Institut de Recherche pour le Développement (IRD).

Jean-Joinville Vacher abrió el coloquio con la ponencia titulada La diplomacia científica, una estrategia potencial en el contexto de una ciencia globalizada, en la que precisó que la diplomacia científica nació como término en un congreso de la Academia de Ciencias de Estados Unidos en 2008. A partir de ese momento, países como Gran Bretaña y Francia impulsaron esta nueva figura mediante sus respectivas academias e instituciones científicas. Vacher señaló el impactante desarrollo que ha experimentado este papel científico en los últimos diez años, “un síntoma de que la comunidad científica es, cada vez más, un actor fundamental para el progreso de la sociedad”. El diplomático afirmó que “para pensar el futuro, la ciencia debe tener cada vez un papel más importante en el ámbito de las decisiones, así como en el diálogo con los poderes políticos y con la ciudadanía”.

Vacher también aseguró que la globalización de la ciencia y la transdisciplinariedad son factores elementales para enfrentar cambios globales como el cambio climático o la migración, y arrojó datos sobre las publicaciones científicas, que desde el año 2000 han aumentado más de un 50%, de 600 mil a más de millón y medio, de las cuales aproximadamente un 50% tienen una proyección internacional. Así mismo, desde el inicio del siglo XXI la representación de la  producción científica de los países del norte ha disminuido hasta el 60%, denotando una reducción de su histórica preponderancia como productores del saber.

El científico cerró su intervención manifestando que los científicos de hoy en día deben ser conscientes de su papel en la sociedad y frente a los grandes cambios del futuro, “no solo hay que conocer, también hay que convencer”.

El colegiado Ranulfo Romo apuntó que el paradigma científico ha cambiado y por ello hay instituciones en diferentes países pero con las mismas agendas, puesto que temas como las pandemias o el cambio climático suponen problemas internacionales que “requieren, a su vez, de esfuerzos y cooperación internacional.”. A su vez, Romo señaló que la importancia de la acción local para llevar el conocimiento a todas las comunidades, sea cual sea su nivel de desarrollo. “El valor del conocimiento no está sólo en que nos ayuda a resolver problemas, sino también en que nos impulsa a estrechar relaciones de colaboración".

Seguidamente, el director en México del Institut de Recherche pour le Développement (IRD) Abdel Sifeddine tomó la palabra para platicar de forma más concreta sobre la colaboración científica entre Francia y México, que nació en la década de los 70 y hoy en día cuenta con el apoyo de un buen número de instituciones y estructuras mixtas de investigación, más de 200 programas franco-mexicanos, más de mil misiones de investigación, 18 convenios con universidades, 400 becarios Conacyt y hasta 2 mil movilidades al año.

Sifeddine puntualizó que Francia es hoy el tercer socio científico de México después de Estados Unidos y España. Aunque la cooperación entre los dos países es “rica y activa”, “hay que aspirar a fortalecer el atractivo y la internacionalización de la investigación colaborativa”, enfatizó el científico.

El investigador concluyó explicando que la cooperación científica, principalmente la Sur-Sur, “es un elemento clave de la cooperación internacional para el desarrollo ante los enormes desafíos de desarrollo económico y geopolítico”, y definió que la política actual del IRD está enfocada en trabajar en alianza con México para una cooperación regional y transatlántica, principalmente con África.

El colegiado Jaime Urrutia Fucugauchi clausuró el coloquio con una reflexión final sobre la colaboración científica internacional, reconociendo que la cooperación “ayuda a obtener resultados a los países con comunidades científicas más pequeñas o con menos medios”, y resaltó la importancia de aprovechar las oportunidades y los programas científicos disponibles en la actualidad.

Por último, Urrutia recordó que, en su afán por divulgar el conocimiento de todas las áreas del saber, el Colnal colabora habitualmente con su institución homónima en Francia, El Collège de France. 

 

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=LOH1smyUgr4