Síntesis Informativa - Empresas y Corrupción

ECN | 8 mayo 2018
Síntesis Informativa - Empresas y Corrupción

 

ECN | 8 mayo 2018

Los problemas nacionales y el derecho. Empresas y corrupción

  • Las empresas privadas también están vinculadas a la corrupción, pero pueden llegar a ser un mecanismo de solución y prevención de este problema: José Ramón Cossío
  • En la contratación de obra pública está el mayor foco de riesgo en la relación gobierno-empresas en temas de corrupción: Max Kaiser
  • Es indispensable para cualquier empresa la creación e implementación de un programa robusto de ética y de cumplimiento que considere el conocimiento de la empresa para identificar los riesgos, establecer políticas y un código de ética empresarialIliana Martínez

Como parte del ciclo Los problemas nacionales y el derecho: la corrupción, coordinado por José Ramón Cossío, integrante de El Colegio Nacional (ECN), esta institución albergó la tarde de ayer la conferencia Empresas y corrupción, la cual contó con la participación de Max Kaiser, Director de anticorrupción del Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. (IMCO), Ana María Sánchez Sánchez, Presidenta de Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias y representante de las empresarias mexicanas en la Alianza del Pacífico, y con la Directora legal de General Motors para México, Centroamérica y el Caribe, Iliana Martínez.

Durante la sesión, los ponentes expusieron la convivencia de las prácticas de corrupción entre la empresa privada y el sector público y las particularidades de este fenómeno dentro de las mismas empresas, así como sus causas y las posibles soluciones.

Cossío apuntó que la corrupción no debe entenderse “como un fenómeno único y simple que solo tiene que ver con los servidores públicos, sino como un tema con muchas aristas”. “Las empresas privadas también están vinculadas a la corrupción, pero pueden llegar a ser un mecanismo de solución y prevención de este problema”, afirmó el colegiado. 

La intervención de Max Kaiser giró entorno a las contrataciones públicas, aportando datos que demostraron que “en la contratación de obra pública está el mayor foco de riesgo en la relación gobierno-empresas en temas de corrupción”. Según aseveró el Director de Anticorrupción del IMCO, “todavía hoy en México, para ganar una licitación, sigue siendo más importante tener el teléfono de un secretario de Estado que tener una gran compañía que haga obra pública, y lo mismo para vender bienes y servicios al estado”.

Kaiser detalló que el 80% del mercado mexicano está concentrado en 2500 empresas, un 1.9% de las empresas registradas en CompraNet (la plataforma digital con la que se administra la contratación pública). Además, entre 2012 y 2017, el 71% de procedimientos de asignación se produjeron de forma directa, cuando la ley de adquisiciones alega que las asignaciones directas son excepciones, y también se ha observado que cuando hay un cambio de gobierno, cambian las élites empresariales.

Para evitar estas irregularidades, Kaiser insistió en la obligación por parte del estado de “de generar un nuevo modelo de contrataciones públicas donde la transparencia y la rendición de cuentas sean el centro, y que las empresas se tomen en serio el nuevo modelo de integridad corporativa y su papel en la lucha contra la corrupción”.

Le siguió en el comentario Ana María Sánchez Sánchez, quien advirtió que “la base económica del país ha cambiado”, puesto que cada vez hay más empresas pequeñas y microempresas. El problema de México, según Sánchez, es que la microempresa suele existir en la ilegalidad, sin estar inscrita en la Hacienda Pública, sin pagar impuestos y sin empleados registrados en el Seguro Social.

“La empresa en México tiene varias caras”, declaró la empresaria, “por un lado, la del sector empresarial que genera la mayoría del producto interno bruto, y por el otro tenemos el 47% de mujeres generando economía, aún sin ser empresarias. Las empresarias solo somos el 5%”. Sánchez indicó que este desfase se debe a que las mujeres suelen trabajar en negocios familiares sin percibir un sueldo ni recibir beneficios sociales. 

Sánchez concluyó que “la incorporación de tecnologías que faciliten y agilicen el acceso a servicios y mejoren la forma en que se distribuyen los servicios”, es uno de los principales acicates para evitar la corrupción.

Por último, Iliana Martínez incidió en el tema de la corrupción dentro de las mismas empresas, ofreciendo una visión del marco regulatorio anticorrupción a nivel nacional e internacional. Martínez señaló la importancia de las empresas de “tener el conocimiento de sus propias actividades, y de implementar y supervisar códigos de conducta”.

La abogada describió las sanciones y repercusiones que deben recibir las empresas que inciden en actos de corrupción y los esfuerzos para prevenir el fenómeno. “Es indispensable para cualquier empresa la creación e implementación de un programa robusto de ética y de cumplimiento que considere el conocimiento de la empresa para identificar los riesgos, establecer políticas y un código de ética empresarial”, concluyó la directora legal de General Motors. 

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=10Hh_B7wPwU