Síntesis Informativa - Espacios públicos y sagrados

ECN | 13 septiembre 2018
Síntesis Informativa - Espacios públicos y sagrados

 

ECN | 13 septiembre 2018

Espacios públicos y sagrados | Plural como el tiempo. 75 años de libertad por el saber
Hablar y vivir en América. Siglos XVI-XIX | Jornadas 

Respecto a lo mexicano, los certámenes literarios son un especie de exaltamiento de la identidad criolla naciente, porque todo el discurso tenía que ver con símbolos patrióticos de la mexicanidad: Jorge Gutiérrez Reyna

En la vida cotidiana de los novohispanos no se escatimaba en el gasto de las festividades y eso lo tenemos todavía: Concepción Company Company

En los estudios históricos uno de los enfoques más apasionantes es el que se concentra en estudiar la vida cotidiana de nuestros antepasados: María del Carmen León Cázares

Un elemento de coherencia y cohesión en el México colonial fue la religión: Antonio Rubial García

En el tercer día de las jornadas Hablar y vivir en América. Siglos XVI-XIX  que coordina la integrante de El Colegio Nacional (ECN), Concepción Company Company, se habló sobre los espacio públicos y sagrados y su relación con la vida común de las personas de la América novohispana. Al respecto, la lingüista puntualizó que el ciclo de conferencias corresponde a la conmemoración de los 75 años de ECN. 

El investigador especialista en literatura novohispana, Jorge Gutiérrez Reyna, abrió la jornada con su exposición sobre los certámenes literarios de 1578 a 1826. Explicó que, a diferencia de los actuales concursos literarios, realizar un certamen en esos años implicaba un gasto alto por la logística de la premiación y por la impresión de la obra. Otra diferencia que subrayó fue que en los concursos novohispanos se tenían  lineamientos específicos en el fondo y la forma de la obra literaria para poder organizarlos y posteriormente poder participar, lo que generaba que sólo una élite pudiera competir.

Gutiérrez Reyna leyó algunos poemas que fueron ganadores de los certámenes y destacó que en esas obras literarias se une la fiesta y la poesía a tal grado que pueden llegar a leerse de 16 formas distintas. “Se deben de distinguir dos cosas en la fiesta del certamen. La primera es la fiesta qué ocurrió y ya pasó. La segunda son las palabras que plasman las relaciones de la fiesta, una fiesta de puras palabra. Pensaban que por ese medio se podía inmortalizar la fiesta que había sucedido y superarla. Pensaban que era cuando el arte triunfa sobre la naturaleza”.

La siguiente en exponer su investigación fue la doctora en Historia por la UNAM, María del Carmen León Cázares, quien presentó su exposición El reflejo de la realidad novohispana en el espejo de las relaciones geográficas. La investigadora se enfocó en el esfuerzo de Felipe II para tener una relación administrativa de los recursos de sus territorios, para tal tarea encargó a Juan López de Velasco el llenado de una serie de cuestionarios que fueron repartidos en los virreinatos “Para tomar la información de los virreinatos se recurrió a los cuestionarios. Cabe destacar que la instrucción no tomaba en cuenta a los indígenas, pero no cabe duda que colaboraron en distintas áreas de la recolección de esa información”.

La historiadora analizó los datos plasmados en diferentes documentos y encontró que había información de los idiomas hablados en la región, sus tradiciones, la distribución de los grupos indígenas en el territorio, la orografía e hidrología, los productos de la región y los artefactos y herramientas de cada grupo. León Cázares describió territorios tan distintos que iban desde Mexicaltzingo hasta la Tierra Maya pasando por Iztapalapa, Tlaxcala, Tehuantepec, Mérida, entre otros. Finalizó su presentación al afirmar que el objetivo del proyecto planteado en esa época fracasó por no conseguir toda la información, “Un proyecto tan ambicioso como fue el de la elaboración de relaciones geográficas no tuvo la aceptación que en el Consejo de India se esperaban”.

La última ponencia estuvo a cargo del doctor en Historia, Antonio Rubial García, que expuso sobre la relación que tuvo la religión católica en la vida cotidiana de las personas de la Nueva España. Destacó que el tiempo y el espacio de las personas estaba y está relacionado con la religión, para lo cual puso ejemplos como  el lugar del templo en las plazas públicas o la celebración de la Semana Santa. Señaló los diversos usos del templo en la sociedad novohispana como un espacio de sociabilidad y comunicación, donde se recibe el correo mayor, el lugar  donde hay música, donde están las cofradías y los cementerios y como lugares que dan esperanza individual y colectiva.

Finalizó al presentar diferentes pinturas de la época colonial para ejemplificar la cercana relación de la religión y la vida común, ya que en las obras se podían ver altares caseros, uso de amuletos, expresiones, uso de santos locales y dinámicas sociales relacionadas con la fe católica. “La vida cotidiana de la gente no solo se rige por la religión oficial, la cotidianidad hace convivir la vida religiosa con la vida práctica. La conciencia de la magia y la religión presente en la gente nos da la idea de lo que es la religión popular. Tenemos una religión que combina tanto lo oficial como lo pagano”, finalizó  Rubial García.

La próxima sesión de Hablar y vivir en América. Siglos XVI-XIX  se llevará a cabo el día de hoy a las 17 h en El Colegio Nacional (Donceles 104, Centro Histórico, Ciudad de México) y tendrá por tema Los alimentos.