Síntesis Informativa - Food fueled primate evolution

ECN | 12 marzo 2018
Síntesis Informativa - Food fueled primate evolution

 

ECN | 12 marzo 2018

Los viernes de la evolución | Food fueled primate evolution

  • La evolución de la dieta de los primates y los primeros homínidos nos da valiosa información de la evolución del linaje humano: Margaret J. Schoeninger

Este viernes 9 de marzo tuvo lugar la conferencia Food fueled primate evolution (El papel de la alimentación en la evolución de los primates) en la sede de El Colegio Nacional (ECN), como parte del ciclo de conferencias Los viernes de la evolución, coordinado por los miembros de esta institución Antonio Lazcano Araujo y José Sarukhán.

La plática fue impartida por la Dra. Margaret J. Schoeninger, del  Departamento de Antropología de la Universidad de California (San Diego).

Lazcano Araujo abrió la sesión explicando que Schoeninger, cuyas investigaciones se centran en la evolución de los primates, empezó a usar una técnica de medición de isótopos en distintos elementos para estudiar la dieta de los primates ancestrales y el papel que esta ha tenido en su evolución, desarrollando toda una línea de investigación que la ha convertido en una autoridad mundial en este campo. 

“La evolución de la dieta de los primates y los primeros homínidos nos da valiosa información de la evolución del linaje humano”, señaló la antropóloga, quien durante la plática realizó un extenso repaso de la evolución de los primeros primates desde los orígenes de la especie, hace unos 100 millones de años, hasta la aparición del Neanderthal.

Tradicionalmente, las investigaciones sobre la evolución de los primates a los primeros homínidos se han centrado en el bipedismo pero, tal como Schoeninger indicó, “las transformaciones en la dieta a lo largo de millones de años son igual de fundamentales para entender la evolución del ser humano”.

Para tener una idea de la posible dieta de estas especies, las investigaciones de la antropóloga se basan en la odontología de los fósiles de los homínidos y las proporciones de isótopos estables de carbono que contienen los dientes. Esta técnica da una indicación de los tipos de plantas que comían, porque las diferentes rutas fotosintéticas incorporan de manera diferencial los dos isótopos estables del carbono del dióxido de carbono. Las plantas que usan la ruta fotosintética C4 incluyen principalmente hierbas tropicales y juncos. Sin embargo, la mayoría de las plantas, incluidos árboles y plantas herbáceas que crecen en bosques, utilizan la ruta fotosintética C3.

Se cree que la primera especie de homínido, especie extinta perteneciente al linaje que condujo a los humanos, se separó del linaje que condujo a los primates existentes hace aproximadamente 4 a 6 millones de años. 

Estudios de fósiles africanos han indicado que muchos homínidos, incluidos los miembros de los géneros Homo, Paranthropus y Australopithecus, comían principalmente plantas que utilizan la vía sintética C4, y los animales que se alimentaban de esas plantas. Tales plantas son características de hábitats abiertos. No obstante, también se describen los fósiles de Australopithecus sediba que tenían una dieta basada principalmente en plantas C3 y sus productos, al igual que especies mucho más tempranas, como el Ardipithecus ramidus. Esta dieta diversa, que probablemente incluía nueces, bayas, hojas y corteza, sugiere que Australopithecus sediba vivía en hábitats que también contenían árboles y plantas herbáceas, como bosques, bosques y bosques de sabana.

Tal como explicó la antropóloga, “esta señal predominante de C4 lleva a algunos investigadores a sugerir que el consumo de alimentos C4 es un rasgo fundamental de los homínidos junto con el bipedismo”, ya que los primates existentes no comen plantas que utilizan la vía sintética C4, tan solo las del tipo C3, aunque también declaró que aún no existen suficientes estudios que determinen esta hipótesis.

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=JJ0iR2Kx8aI