Síntesis Informativa - Geophysics 100 years (Día 1)

ECN | 26 octubre 2018
Síntesis Informativa - Geophysics 100 years (Día 1)

 

ECN | 26 octubre 2018

Geophysics 100 years | Jornadas 

  • La observación del planeta desde el espacio se ha convertido en una herramienta de detección remota indispensable para la producción de ciencia: Michael Sideris
  • Las geociencias enfrentan el desafío de combinar el big data con los modelos de vanguardia para comprender y evaluar mejor los complejos sistemas de la naturaleza: Alik Ismail-Zadeh
  • La colaboración internacional es ahora la actividad más importante en ciencia: Jaime Urrutia Fucugauchi 

El Colegio Nacional (ECN) ha organizado las jornadas Geophisycs 100 years, bajo la coordinación del colegiado Jaime Urrutia Fucugauchi, con motivo de la reunión que el Consejo Directivo de la Unión Internacional de Geodesia y Geofísica (IUGG en sus siglas en inglés) tuvo en México.

La IUGG, que el próximo año celebra su centenario, es una organización científica no gubernamental que forma parte del International Science Council (ISC). Se dedica a la promoción y coordinación internacional de estudios científicos sobre la Tierra y su entorno desde el espacio.

Urrutia Fucugauchi destacó que la IUGG es una de la organizaciones científicas más antiguas existentes y alabó su actividad, puesto que, según el integrante de ECN, “la colaboración internacional es ahora la actividad más importante en ciencia”, y añadió que “la ciencia y la innovación son el motor de transformación en la nueva sociedad del conocimiento”.

Como parte de las actividades de las jornadas Geophisycs 100 years, el Presidente de la IUGG, Michael Sideris, y el Secretario General de la organización, Alik Ismail-Zadeh, han realizado sendas presentaciones sobre las aplicaciones de la observación de la Tierra por satélite, y sobre la historia, objetivos y retos de la IUGG, respectivamente.

Satellite Earth Observation Applications and Challenges (Observación de la Tierra por satélite, aplicaciones y desafíos) ha sido el título de la ponencia ofrecida por el ingeniero Michael Sideris, de la Universidad de Calgary (Canada), quien ha resaltado que “la observación del planeta desde el espacio se ha convertido en una herramienta de detección remota indispensable para la producción de ciencia”.    “La idea es usar esta información que producimos para el bien de la sociedad y para colaborar en la construcción de políticas gubernamentales adecuadas”, continuó describiendo Sideris, quien destacó la predicción, evaluación e información inmediata de peligros como una de los beneficios más notables de la investigación por satélite. “En una hora o menos podemos tener información muy importante de interés público sobre fenómenos climáticos”, indicó el ingeniero, y  enumeró  algunas de las ventajas más remarcables de este tipo de herramientas, entre las cuales la cobertura global, el monitoreo continuo y la complementariedad con sistemas terrestres.

Gracias a los satélites y las técnicas de altimetría, es posible conseguir información sobre el aumento del nivel del mar, el calentamiento del océano, las dinámicas de los glaciares y las capas de hielo, el intercambio de flujo entre la Tierra y la atmósfera, y detectar peligros como los tsunamis, entre muchos otros fenómenos.

Por ejemplo, gracias al satélite GRACE, perteneciente a la International Association of Geodesy (IAG), que está monitorizando el ciclo hidrológico global, se ha recabado suficiente información para alertar sobre la peligrosa sequía que afecta California y el Noroeste de la India. Por otra parte, el radar CryoSAT, perteneciente a la International Association of Cryospheric Sciences (IACS), está resultando indispensable en la evaluación del grosor y la densidad de las masas de hielo marítimas. La combinación multisatélite está siendo de gran utilidad para monitorear la subida del nivel del mar, que actualmente sufre un aumento de 3.4 mm por año.

Sideris también enumeró algunos desafíos que debe enfrentar la observación por satélite, entre los que se encuentran el de conseguir herramientas capaces de procesar información en tiempo real para gestionar inundaciones, tsunamis, tormentas y otros fenómenos meteorológicos peligrosos, y el de incorporar protocolos y estándares comunes para la transmisión, el almacenaje, la visualización, el  acceso y la gestión de la información. 

Las geociencias necesitan misiones de observación satelitales a largo plazo, así  como información terrestre sostenida”, concluyó el investigador, “con la combinación de estas dos herramientas podremos obtener información significativa para evaluar fenómenos amenazadores como el del cambio climático y lograr influir en la toma de decisiones de los políticos”. 

A continuación, el geofísico Alik Ismail-Zadeh, del Karlsruhe Institute of Technology (KIT) de Alemania, realizó una presentación del IUGG, una entidad instituida por el International Research Council (el actual International Council for Science (ICSU)) en 1919. Desde sus inicios, la IUGG ha sido una organización no gubernamental y sin ánimo de lucro dedicada a la promoción y la coordinación de estudios científicos de la Tierra. En el momento de su inauguración se adhirieron nueve países, entre los cuales Australia, Bélgica, Canada, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón, Portugal y los Estados Unidos. Hoy en día cuenta con 71 países miembros y está formada por ocho asociaciones semi-autónomas, cada una responsable por un rango específico de temas dentro del alcance general de actividades de la entidad.

Según aseguró Ismail-Zadeh, la IUGG está comprometida con el principio del libre intercambio de datos y conocimientos entre las naciones, “y alienta la participación científica sin reservas de todos los pueblos”. Entre los objetivos principales de la IUGG se encuentra “el facilitar la cooperación internacional en las geociencias para el beneficio de la humanidad” y visualiza un futuro en el que “la Tierra es ambientalmente sustentable y las sociedades son resilientes ante los desastres naturales”. El científico también aseveró que los estudios y el trabajo transdisciplinarios son vitales para realizar progresos científicos relevantes para la sociedad  y que las geociencias “enfrentan el desafío de combinar el big data con los modelos de vanguardia para comprender y evaluar mejor los complejos sistemas de la naturaleza”.           

Las jornadas Geophisycs 100 years continuarán sus actividades el día de hoy a las 18:00 en la sede de El Colegio Nacional en la calle Donceles 104, con la conferencia Impacto y formación del cráter Chicxulub, dictada por el colegiado Jaime Urrutia Fucugauchi. 

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=wfj5MXjuNlc