Síntesis Informativa - Integral de los cuartetos de cuerda de Beethoven

ECN | 23 mayo 2018
Síntesis Informativa - Integral de los cuartetos de cuerda de Beethoven

 

ECN | 23 mayo 2018

Integral de los cuartetos de cuerda de Beethoven | Ciclo de conciertos

  • La renovación de la forma sonata es una creación de Beethoven que va a permear todo el siglo XIX y va a llegar hasta las grandes sinfonías de Mahler: Mario Lavista
  • Los cuartetos Razumovsky fueron considerados demasiado modernos por los contemporáneos de Beethoven: Mario Lavista 

Ayer en la tarde El Colegio Nacional (ECN) ofreció la quinta sesión del ciclo de conciertos Integral de los cuartetos de cuerda de Beethoven, bajo la coordinación del músico y compositor Mario Lavista, integrante de la institución.

Los asistentes pudieron disfrutar de la interpretación del Cuarteto en Do menor, Op. 18, No. 4, y el Cuarteto en Fa mayor, Op. 59, No. 1, perteneciente al trío de cuartetos llamados Razumovsky, interpretados por el conjunto Cuarteto José White, formado por Sílvia Santa María Guerrero, Cecilia García, Sergio Carrillo y Orlando Espinosa. 

Lavista definió los cuartetos de cuerda de Beethoven como “un grupo de obras maestras” y precisó que conforman “junto a las 32 sonatas para piano y sus nueve sinfonías, una suerte de diario musical, una bitácora de viaje que Beethoven escribió a lo largo de toda su vida”.

El colegiado describió y contextualizó las piezas que formaron parte del concierto,  detallando que “hoy vamos a escuchar en la primera parte al Beethoven joven heredero de la tradición vienesa, y en la segunda parte, al Beethoven que empieza a renovar las formas que heredó del clasicismo”.

El Op. 18, forma parte de los seis cuartetos que Beethoven escribió antes de cumplir los 30 años. A esta primera etapa compositiva también pertenecen la famosa sonata No.8, más conocida como la Pathétique, escrita en 1799, la sonata No.14, titulada Cuasi una fantasía, aunque popularmente conocida como Claro de Luna, sus tres primeros conciertos para piano y sus dos primeras sinfonías.

Según el integrante de ECN, en esta etapa Beethoven continúa las enseñanzas de los clásicos vieneses, fundamentalmente de Haydn y Mozart, “usando las formas musicales heredadas de esta tradición, como la sonata, el rondo y el minueto, que Beethoven lleva a un grado de perfección extraordinario”.

El Cuarteto en Fa mayor, Op. 59 No. 1, pertenece a la época intermedia de la carrera del compositor alemán junto con los cuartetos Op. 74 y el Op. 95. Durante este periodo, que  comprende de 1801 hasta 1811, Beethoven expande la forma, “ya no está a gusto con las formas tradicionales y las expande en el tiempo, alcanzando duraciones mucho mayores que las de cualquier cuarteto de Haydn o Mozart”.

Lavista especificó que los cuartetos del Op. 59 “tienen una duración impensable para la época”, y que por este motivo fueron recibidos en su momento con una cierta duda, ya que a los contemporáneos de Beethoven les parecieron “demasiado modernos”. 

Durante este periodo, Beethoven también compuso sus famosas sonatas Waldstein y Appassionata, y su sinfonía Heroica, la cual, a juicio de Lavista “es la obra que abre las puertas al siglo XIX”. En esta obra, Beethoven lleva a cabo una serie de innovaciones de tipo formal que van a ser muy importantes en toda su producción de esta década. Una de ellas es la renovación de la forma sonata, que el compositor transforma en una forma de cuatro partes. “Esta creación de Beethoven va a permear todo el siglo XIX y va a llegar hasta las grandes sinfonías de Mahler”, aseveró el integrante de ECN. 

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=tzvbJ0spNus