Síntesis Informativa - La consciencia narrativa

ECN | 29 noviembre 2018
Síntesis Informativa - La consciencia narrativa

 

ECN | 29 noviembre 2018

La consciencia narrativa | Mente y escritura

 

  • Hay una forma de entendimiento específicamente literaria que no brinda ninguna otra disciplina, sólo la literatura: Juan Villoro
  • El sentido de la consecuencia le otorga una lógica narrativa a la trama indispensable para conformar el relato literario: Juan Villoro
  • La historia de la literatura es la historia de la progresiva conquista del yo, y esto comienza con los orígenes de la novela moderna: Juan Villoro
  • La literatura se mueve en la franja entre los impulsos físicos y las decisiones voluntarias: Juan Villoro 

En el marco del ciclo de conferencias Mente y escritura, El Colegio Nacional (ECN) albergó ayer en la tarde la conferencia La consciencia narrativa, impartida y coordinada por el colegiado Juan Villoro. El integrante de ECN recordó al inicio de la plática que el objetivo de esta serie de conferencias es “tratar de entender cómo, de manera cognitiva, la literatura capta el mundo, ya que hay una forma de entendimiento específicamente literaria que no brinda ninguna otra disciplina, sólo la literatura”.

Villoro centró la charla alrededor del concepto literario de la construcción del yo, empezando por el tema esencial de la persona literaria, decisión central que debe tomar todo escritor antes de emprender el viaje narrativo. Uno de los escritores que más reflexionó sobre este tema fue Henry James, quien sometió a sus personajes a distintos acercamientos psicológicos de la realidad. De unos inicios en los que usaba el inverosímil narrador omnisciente evoluciona hacia el estilo indirecto libre, para posteriormente convertirse en un maestro de la primera persona. 

En su novela Retrato de una dama (1881), James muestra su interés por la expansión de la consciencia al describir a los personajes, no solo a través de su mundo interior, sino también a través de los objetos que los significan y el entorno que los rodea, consiguiendo una definición del yo como categoría social. “La mente incorpora todas estas características y la literatura es el gran bazar mental, porque la captación de sentido que logra pasa por todos los estratos de la experiencia”, aseveró Villoro, y añadió que la literatura “incluye todo, tal es su porosidad”.

Esta noción de la mente expandida también atañe a las asociaciones que produce la literatura. Villoro especificó que los escritores van construyendo sus tramas por medio de consonancias y alusiones, y que los personajes deben entenderse “a través de un conjunto de relaciones”. Al crear este mundo, el narrador trata de conferirle un carácter único, de microcosmos, y de explicarlo desde una voz única que le identifica. Este lenguaje privado, afecta al lector “como si estuviera ante la revelación de un secreto”, describió el integrante de ECN, “un secreto compartido que establece una complicidad muy peculiar de la literatura”. Para ejemplificar este fenómeno, el ponente compartió un pasaje de la novela Corazón tan blanco (1992), de Javier Marías.

Villoro también especificó que lo importante en una narración es que la constitución emocional de un personaje permita entender mejor la historia, y eso ocurre gracias al sentido de la consecuencia, el cual “le otorga una lógica narrativa a la trama indispensable para conformar el relato literario”.

Sirviéndose del ejemplo de la novela cervantina Don Quijote de la Mancha (1615), con su combinación extraordinaria de la realidad con el delirio, el colegiado afirmó que “la historia de la literatura es la historia de la progresiva conquista del yo, y esto comienza con los orígenes de la novela moderna”. A su vez, esta destacada obra de la literatura universal también es un modelo de verosimilitud, ya que Cervantes utiliza el recurso de deslindarse de la autoría del texto para convencernos de que lo que se relata es veraz, un procedimiento que también usa Gabriel García Márquez en Crónica de una muerte anunciada (1981). “Beneficiándose de la incertidumbre, la literatura ha logrado algunos de sus mejores recursos. Esto tiene que ver con los procesos cognitivos, ya que ninguno de nosotros sabe las cosas de inicio a fin, las vamos aprendiendo”, analizó el académico. 

Finalmente, el caso supremo del conocimiento literario es el monólogo interior, donde la literatura entra dentro de la mente y del inconsciente de los personajes, como en el caso de la novela El teniente Gustl (1900) de Arthur Schnitzler, donde se encuentra el primer monólogo interior de la literatura alemana. “Este recurso trata de captar la mente a traición, en un estado puro, no coaccionado por la costumbre”, detalló Villoro, “gracias a éste, el lector puede entender al personaje mucho mejor de lo que el personaje se entiende a sí mismo”.

El integrante de ECN concluyó la plática con una reflexión sobre el exocerebro, el cual definió como “un cerebro fuera de nosotros que nos constituye”. Citando experimentos acerca de la consciencia realizados por los neurocientíficos y colegiados Ranulfo Romo y Pablo Rudomin, Villoro señaló que “hay elementos que la literatura incorpora que no dependen de la voluntad del escritor: la literatura se mueve en la franja entre los impulsos físicos y las decisiones voluntarias” y añadió que “la literatura no tiene que dar respuestas definitivas, tiene que hacer preguntas y tiene que decir cosas que susciten otras preguntas”.

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=kZjXRxi-mNc