Síntesis Informativa - La cotidianeidad normada en la construcción de América

ECN | 17 septiembre 2018
Síntesis Informativa - La cotidianeidad normada en la construcción de América

 

ECN | 17 septiembre 2018

La cotidianeidad normada en la construcción de América | Plural como el tiempo. 75 años de libertad por el saber
Hablar y vivir en América. Siglos XVI-XIX | Jornadas

 

La lengua no sólo son normas, sino también libertades: Concepción Company Company.

● Leyes particulares para cada grupo, es a lo que me refiero cuando hablo de privilegios: Alfredo Ávila

La última jornada del ciclo Hablar y vivir en América. Siglos XVI-XIX estuvo a cargo de la integrante de El Colegio Nacional (ECN) y coordinadora del ciclo de conferencias, Concepción Company Company. La lingüista estuvo acompañada del doctor en Historia por la UNAM, Alfredo Ávila, con quien conversó sobre el habla cotidiana de los novohispanos, además de exponer la forma en que esa sociedad se regía basándose en un sistema de privilegios que le daba identidad a cada grupo para así negociar con la administración pública y otros grupos. “Vamos a hablar desde diferentes ángulos disciplinarios de la cotidianidad normada, es decir, las normas que construyeron parte de la América colonial y virreinal”, adelantó Company Company.

Normas linguisticas de la cotidianeidad. Saludos, despedidas y … algunos insultos fue el título de la exposición de la colegiada, quien identificó la importancia de la lengua al afirmar que “la lengua se define como patrimonio intangible de identidad porque se define por medio del proceso de identificación con el otro, además de ser un soporte que nos da interacción social. La lengua no sólo son normas, sino también libertades”.

Posteriormente, Company Company presentó las formas de saludar y despedirse basándose en una serie de cartas que categorizó como oficiales (administración pública), personales (amigos o familiares) y prohibidas (amantes). Por medio de esas fuentes, señaló características específicas del tipo de carta dependiendo de el uso del papel, la extensión de los saludos y despedidas y su intención retórica. Al respecto, afirmó que “no sabemos cómo hablaban, nunca lo vamos a saber, pero nos podemos acercar por los textos, las cartas y las notas que nos dan pistas de la vida cotidiana”.

Finalizó su presentación al mostrar algunos ejemplos de insultos de la época colonial que fueron extraídos de los expedientes judiciales y puntualizó que “eescatamos la lengua escrita y rasguñamos el rastro del lenguaje, pero es muy difícil documentar insultos porque no todo el mundo manda a la chingada en el papel”.

Por su parte, Alfredo Ávila Rueda expuso Leyes, derechos y privilegios. Formas cotidianas de la negociación social, en donde presentó la forma en la que era concebida la justicia y la sociedad en la época de la colonia. Subrayó que la sociedad de la Nueva España estaba conformada por un sistema de privilegios que diferenciaba a cada grupo y, con base en esa identidad grupal, se podía negociar con la administración pública u otros grupos. “Una identidad, las leyes, los privilegios, las costumbres, servían para que la gente pudiera negociar demandas y necesidades frente a las autoridades y otras personas”, afirmó el investigador.

Por medio de ejemplos hayados en Michoacán, Zacatecas y la Ciudad de México, el expositor mostró cómo funcionaba el sistema de privilegios dependiendo si se era mujer, indio, negro, universitario o artesano. “La forma en la que se reconocen a las poblaciones es como van negociando con las autoridades y con los demás, es plantearse quién soy yo”. Al final, Ávila Rueda recordó que tenemos que analizar a la Nueva España como un país diferente al México actual porque se trata de contextos y circunstancias diferentes. “Se trata un fenómeno distinto que nosotros tenemos que entender diferente y no plantearnos una visión falsa del Estado en la Nueva España. Pensamos que había división de poderes y eran, en realidad, la misma cosa”.

Al final de la conferencia, la chef historiadora Gabriela Viedma ofreció una degustación de recetas del México virreinal. Chiles militares, Clemole oaxaqueño, Manchamanteles, Alcaparrado de pescado, Pudin, Tamales canarios y Chocolate de molienda fueron el menú de la noche.