Síntesis Informativa - La crítica literaria en México: años sesenta

Colnal | 4 marzo 2019
Síntesis Informativa - La crítica literaria en México: años sesenta

 

La crítica literaria en México: años sesenta

Los años sesenta son una edad de oro o plata de la cultura mexicana: Christopher Domínguez Michael

La labor de la crítica es identificar géneros, combinarlos y arrojar el resultado de estas lecturas al público lector: Christopher Domínguez Michael

No hay que confundir el negocio editorial con la vida literaria, ni la vida literaria con la literatura: Christopher Domínguez Michael

 

El crítico literario integrante de El Colegio Nacional (Colnal), Christopher Domínguez Michael, impartió este lunes la conferencia La crítica literaria en México: años sesenta en la que habló de la renovación de las artes que vivió México en ese periodo y se centró en el papel fundamental que tuvo la generación de 1932: “si algo caracterizó a los años sesenta del siglo pasado fue una intensa actividad crítica en todos los dominios de la teoría estética, teoría literaria y la crítica de cine”.

Al inicio de la ponencia, el escritor contextualizó la década de los sesenta al recordar sucesos relevantes, como el surgimiento del movimiento feminista, el de la diversidad sexual, la utilización de la píldora anticonceptiva, el nacimiento del concepto de arte contemporáneo y aseguró que “fue una época de enorme agitación, de enormes expectativas de cambio, de muchas ilusiones y muchos ilusos”.

Al referirse a las artes y en específico a la literatura apuntó que “en la literatura como en la poesía se pretende llegar a los límites del lenguaje y pasar a otra cosa (...) la novela tenía que ser autónoma y autodevorarse a sí misma y esta materia de autoconsumo era el propio lenguaje”. En este sentido, aseguró que estos movimientos renovadores llegaron a México debido a que se habían derrumbado los dogmas nacionalistas de la Revolución Mexicana, lo que permitió una reinvención de la literatura, el teatro, la pintura y una nueva crítica de literatura, pintura, arte y cine.

Al hablar de la generación de 1932 puntualizó que aunque no todos nacieron ese año sí se les puede asociar de una u otra manera a esa generación. Recordó a integrantes que nacieron en el 32 como Juan García Ponce, Salvador Elizondo, Julieta Campos, Alejandro Rossi y Elena Poniatowska; en 1933 a Sergio Pitol; en 1934 al poeta Gerardo Deniz, José de la Colina, Huberto Batis y en 1935 a Fernando del Paso. Asimismo, sumó a lo pintores que integraron el movimiento pictórico de la Ruptura, tales como Manuel Felguérez y Vicente Rojo, a escritores como Jorge Ibargüengoitia, Tomás Segovia, Inés Arredondo y Eduardo Lizalde, además de los jóvenes José Emilio Pacheco y Carlos Monsiváis, y finalizó mencionando en el ámbito del cine a Emilio García RIera y Tomás Pérez Turrent y en el teatro a Juan José Gurrola.

Domínguez Michael agregó que espacios como la Revista de la Universidad, que dirigía Jaime García Terrés, y el Fondo de Cultura Económica (FCE) a cargo de Arnaldo Orfila, además de La Cultura en México de la revista Siempre y editoriales privadas como Ediciones Era y Joaquín Mortiz eran las publicaciones en donde aparecían los escritores de la generación de 1932 y donde surgió una crítica en donde mencionó de manera especial a Emmanuel Carballo, al considerarlo como el que cumplía cabalmente la labor del crítico.

Más adelante, el colegiado habló de la aparición en esos años de personajes cosmopolitas como Carlos Fuentes y la reivindicación de lo latinoamericano en el movimiento del Boom y el Realismo mágico. Cuando se refirió nuevamente al papel de la crítica, puntualizó que Carballo dejó de hacerla y fueron los jóvenes escritores quienes la realizaron, lo que generó que los escritores hablarán de sí mismos. “La labor de la crítica es identificar géneros, combinarlos y arrojar el resultado de estas lecturas al público lector, a los propios escritores o más bien a los escritores como cabeza del público lector”, puntualizó.

El integrante del Colnal señaló que en los sesentas se dieron dos tipos de literatura en México, por un lado estaban los que buscaba registrar el habla de los jóvenes o los que no tenían voz, la contracultura, la realidad del país, la influencia del inglés y el mundo de las drogas. Por otro lado, Domínguez Michael explicó que había escritores que buscaban explorar el drama de la existencia, el drama intimo, el erotismo o la transformación del lenguaje. “La vitalidad de una literatura es que estas escuelas estén en conflicto, se pelen y se odien, tengan revistas rivales y se peleen por la hegemonía del público. Cuando no sucede esto es que una literatura está en estado de postración y no hubo postración alguna en el México de los años sesentas”.

En este aspecto, el colegiado agregó que un punto fundamental de la crítica literaria es mostrar lo mejor que se estaba realizando en la literatura en todo el mundo y señaló a Gabriel Zaid y a Carlos Monsiváis como dos buenos críticos de poesía en el México de los sesenta, ”la crítica de la literatura de los años sesenta nos hace ver una literatura que está compitiendo sin ninguna clase de complejos con la literatura mundial en un momento de extraordinario auge de la literatura latinoamericana”.

Domínguez Michael finalizó su conferencia señalando que lo más característico de las corrientes literarias de la década de los sesentas fue, por un lado, la unión de Octavio Paz (nacido en 1914) con la generación de 1932 y, por otro, la reproducción de lenguaje cotidiano de la gente, la defenestración de la moralina en la literatura y el enfrentamiento en la realidad política después del movimiento de 1968.

La próxima conferencia del ciclo se llevará a cabo el 8 de abril a las 18 h en las instalaciones de El Colegio Nacional (Donceles 104, Centro histórico) y llevará por título La crítica literaria en México: años setenta. 

 

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional:https://www.youtube.com/watch?time_continue=4410&v=TJrN-GkZL9Y

 

¿Quieres recibir nuestro boletín semanal? 

Da clic aquí