Síntesis Informativa - La muerte en nuestras vidas. Reflexiones desde la psicología, la filosofía, el derecho y las ciencias de la vida

ECN | 2 octubre 2018
Síntesis Informativa - La muerte en nuestras vidas. Reflexiones desde la psicología, la filosofía, el derecho y las ciencias de la vida

 

ECN | 2 octubre 2018

Pensamiento Jurídico Contemporáneo | La muerte en nuestras vidas. Mesa redonda XV 

  • La dignidad no es un derecho, es un estado de la persona, y es lo que nos otorga capacidad para tomar decisiones: Diego Valadés
  • Necesitamos medios para tener una muerte digna en el contexto de la atención médica, desde el aspecto de los cuidados paliativos hasta la eutanasia: Asunción Álvarez Del Río
  • Si queremos garantizar la muerte digna para todos los pacientes, se debería permitir la muerte medicamente asistida: Beatriz Vanda Cantón 

En el marco del ciclo Pensamiento Jurídico Contemporáneo, coordinado por los colegiados Héctor Fix-Zamudio y Diego Valadés, ayer en la tarde El Colegio Nacional (ECN) albergó la Mesa Redonda XV, que llevó por título La muerte en nuestras vidas. La investigadora jurídica María de Jesús Medina Arellano coordinó y moderó una mesa compuesta por distinguidas expertas quienes, junto a Diego Valadés, reflexionaron acerca de la muerte desde la psicología, la filosofía, el derecho y las ciencias de la vida.

En su discurso de presentación Valadés expuso que la muerte es un tema crucial de nuestro tiempo y remarcó que “asociar la idea de muerte con la idea de vida es una proeza desde el punto de vista del discurso jurídico, científico y filosófico”.

Beatriz Vanda Cantón, investigadora de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia-UNAM, inició el turno de la mesa abriendo el tema de la muerte digna, señalando que esta debe ser “la continuación de una vida digna”. Vanda Cantón, quien también pertenece al Colegio de Bioética, manifestó que es esencial observar el alivio del dolor, el control de los síntomas asociados al padecimiento y el respeto a la autonomía de los pacientes en el contexto de la atención médica, lo cual a veces significa respetar “su deseo de no querer vivir”. La académica explicó que desde la limitación del esfuerzo terapéutico a la eutanasia hay diversas vías para poner fin  a una vida de forma digna y que, según la Ley General de Salud, los pacientes tienen derecho a rechazar tratamientos que nos les beneficien y prolonguen su sufrimiento. “Desde una perspectiva plural y democrática debe caber la posibilidad de distintas formas de pensamiento”, ponderó la investigadora, “si queremos garantizar la muerte digna para todos los pacientes, se debería permitir la muerte médicamente asistida”. 

A continuación, la investigadora Asunción Álvarez Del Río, de la Facultad de Medicina UNAM e integrante del Colegio de Bioética, remarcó que “necesitamos medios para tener una muerte digna en el contexto de la atención médica, desde el aspecto de los cuidados paliativos hasta la eutanasia”. La académica señaló que los cuidados paliativos tienen límites y algunos pacientes, conscientes y competentes, quieren ayuda para adelantar su muerte. La acción que realiza un médico para producir la muerte de un paciente, sin dolor y respondiendo a su petición para terminar con su sufrimiento se denomina eutanasia y está permitida en Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Colombia. El suicidio médicamente asistido (SMA), en el que el médico proporciona los medios, pero es el paciente quien realiza la acción, está permitido en ocho estados de los Estados Unidos de América.

Itzel Mayans Hermida, del Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, arrojó una perspectiva filosófica a la mesa, indicando que es muy oportuno “reflexionar sobre estos temas desde una perspectiva laica”. Mayans Hermida reportó que desde la historia de la filosofía siempre ha existido una oposición férrea y categórica hacia la eutanasia, que tienen su origen en “el estigma que enfrenta el suicidio en la tradición del pensamiento occidental, como también en la profunda convicción de que la vida humana es sagrada”. Filósofos modernos como Locke y Kant también condenaron el suicidio, aunque como señaló la investigadora “defendían la vida, pero no exactamente la autonomía de las personas”. Mayans Hermida defendió la libertad de cada persona de decidir “qué tipo de muerte es compatible con sus valores y su integridad”, recordando que la reforma de 2013 al Art.24 de la Constitución, además de proteger la libertad religiosa también protege “otras convicciones éticas y de conciencia”.

Diego Valadés cerró la mesa con una disertación acerca de los conceptos de muerte digna y dignidad. El colegiado señaló que la dignidad “no es un derecho, es un estado de la persona, y es lo que nos otorga capacidad para tomar decisiones” y nació como concepto en el contexto de la segunda posguerra, con el surgimiento de la democracia plural, siendo la Carta de la Naciones Unidas de 1945 el primer instrumento jurídico que la mencionó. Posteriormente se generalizó en las Constituciones de muchos países. Valadés argumentó que “en tanto que no haya una regulación expresa sobre qué hacer con quién no desea vivir, el suicidio continuará ocurriendo como una tragedia que padecen muchas personas en su ámbito familiar” y lamentó que solo 8 países han dado respuestas institucionales a este fenómeno hasta el momento, “y México no está entre ellos”. “No hay que mirar hacia otro lado y permitir que las tragedias personales sean asumidas por quienes se privan de la vida y los miembros de su familia”, concluyó enfatizando el integrante de ECN.

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=lv0w64RAIak