Síntesis Informativa - La travesía electoral | Ciclo de cine-debate | El amargo sabor del triunfo

ECN | 4 mayo 2018
Síntesis Informativa - La travesía electoral | Ciclo de cine-debate | El amargo sabor del triunfo

 

ECN | 4 mayo 2018

La travesía electoral | Ciclo de cine-debate | El amargo sabor del triunfo

  • La mercadotecnia política que se desarrolló a partir de los años 60 y 70 del siglo XX en Estados Unidos es la que hoy está presente en gran parte de las democracias, y genera distorsiones que dañan la confianza del elector: Diego Valadés
  • Los candidatos rezagados tienden a magnificar sus propuestas e incurrir en planteamientos irresponsables que contribuyen a acentuar lo que muchas veces se define como déficit democrático: Diego Valadés
  • La película tuvo un gran impacto y sigue muy válida en el contexto actual: Alejandro Pelayo

En del marco del ciclo La travesía electoral, El Colegio Nacional (ECN) proyectó la tarde de ayer la película El amargo sabor del triunfo (1972), del director Michael Ritchie. Este ciclo se realiza bajo la coordinación de los miembros Diego Valadés y Héctor Fix-Zamudio, así como del Director General de la Cineteca, Alejandro Pelayo.

El amargo sabor del triunfo es una película de temática política que retrata una campaña electoral en la que se presenta el joven candidato Bill McKay, interpretado por el actor Robert Redford, listo para ser modelado en aras de una futura carrera en el Senado. A pesar de su poca experiencia, McKay pasa de ser el candidato rezagado al ideal por su atractivo y las dudosas promesas que se permite ofrecer, puesto que parte sin presión por ganar.

Diego Valadés analizó que, este tipo de candidatos con mínimas posibilidades de triunfo, muchas veces tienden a magnificar sus propuestas e incurrir en planteamientos irresponsables “que contribuyen a acentuar lo que muchas veces se define como déficit democrático”.

Según el colegiado, este hecho tiene un efecto muy nocivo en el ámbito de las instituciones y en los procesos electorales, porque obliga a quienes sí tienen posibilidades reales de obtener el triunfo a radicalizar sus propuestas. “La paradoja”, apuntó Valadés, “es que quien no tiene posibilidad de éxito condiciona en cierta medida el discurso de quien sí lo tiene”. Así, el candidato que radicaliza su discurso presionado por este efecto, triunfa, pero no puede satisfacer todas las expectativas que generó en el proceso de la campaña.

“Este es un punto vulnerable de las democracias”, continuó explicando el jurista, “porque al prometer más de lo que se puede cumplir se produce un desengaño del ciudadano y su retraimiento frente a la política”.

Valadés comentó que este tipo de procesos en cuanto a la multiplicación de las promesas incumplibles ha aumentado a partir del uso de los medios masivos de comunicación, contribuyendo al auge de los populismos. “La trama de El amargo sabor del triunfo contiene muchas particularidades en común con el tipo de discurso que se puede plantear en la actualidad” concluyó el colegiado, “ya que la mercadotecnia política que se desarrolló a partir de los años 60 y 70 del siglo XX en Estados Unidos es la que hoy está presente en gran parte de las democracias, y genera distorsiones que dañan la confianza del elector y que están causando estragos en la percepción que la mayoría de los ciudadanos tienen de sus instituciones gubernativas y de los partidos”.

El Director General de la Cineteca, Alejandro Pelayo, reivindicó la actualidad del film basado en un guión original de Jeremy Larner, y destacó el ritmo montaje semejante al del documental político. “La película tuvo un gran impacto y sigue muy válida en el contexto actual”, remarcó Pelayo, quien además contextualizó el largometraje en una nueva generación de productores que surgieron en los años 60 y 70 “y renovaron el cine de Hollywood, como Steven Spielberg, Francis Ford Coppola y George Lucas”.

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=51oc-dKbvAw