Síntesis Informativa - Los viernes de la evolución

ECN | 11 noviembre 2017
Síntesis Informativa - Los viernes de la evolución

 

ECN | 11 noviembre 2017

LOS VIERNES DE LA EVOLUCIÓN 

  • El estudio genómico en los perros nos puede proveer de valiosa información sobre el desarrollo y la salud del ser humano: Heidi G. Parker

Como parte del ciclo Los viernes de la evolución, el día de ayer tuvo lugar la conferencia Where did all these dogs come from? A genomic assessment of dog history and diversity (¿De dónde salieron todos estos perros? Una evaluación genómica de la historia y diversidad del perro), bajo la coordinación de los miembros de El Colegio Nacional (ECN) Antonio Lazcano Araujo y José Sarukhán en colaboración con el National Institutes of Health (NIH).

Durante esta actividad, celebrada en la Facultad de Ciencias de la UNAM, la investigadora Heidi G. Parker presentó el Proyecto del Genoma Canino que está llevando a cabo el equipo de la doctora Eliane A. Ostrander en el NIH y el National Human Genome Research Institute (NHGRI).

Los perros se han dividido en razas y en la actualidad existen más de 350 razas modernas, algunas únicas de una sola región. Tal como ha indicado Parker, durante la última década el equipo de la doctora Eliane A. Ostrander se ha dedicado a investigar cuál es el origen de estas razas para “tratar de entender qué significa pertenecer a una raza a nivel genómico y si hay algo en los genes que define las razas”.

Combinando análisis de intercambio de haplotipos genéticos, migración y genoma completo, el equipo de la doctora Ostrander ha descubierto patrones geográficos de desarrollo y orígenes independientes de rasgos comunes. Según Parker, los estudios elaborados revelan las complejidades del desarrollo de la raza, resolviendo antiguos interrogantes sobre el origen de la raza individual, el efecto de la migración en razas geográficamente distintas y, por inferencia, la transferencia de enfermedades entre las razas de perros. El estudio genómico en los perros nos puede proveer de valiosa información sobre el desarrollo y la salud del ser humano”, señaló Parker.

Para este proyecto han usado la información obtenida de más de 150.000 SNP (polimorfismos de nucleótido único, SNP en sus siglas en inglés) repartidos en el genotipo de 161 razas distintas de una muestra de más de 1300 canes. Se incluyen poblaciones con historiales de razas muy diferentes, procedentes de todos los continentes. Para evaluar la hibridación a través de los clados o ramas del árbol filogenético, calcularon el intercambio de haplotipos idénticos entre todos los pares de perros de las 161 razas. 

Para ilustrar su disertación, la investigadora puso el ejemplo de la raza Eurasier, que muestra un intercambio significativo de haplotipos con el Samoyedoel Keeshond y el Chow Chow. Debido a que las tres razas se encuentran en clados o ramas diferentes, sin relación entre sí, el Eurasier se encuentra entre las razas componentes y forma su propio clado de una sola raza.

Así mismo, han podido observar cómo algunas enfermedades y mutaciones genéticas son compartidas a través de los clados. Es el caso de la mutación en el gen MDR1, tal como detalló Parker, que causa reacciones potencialmente mortales a múltiples fármacos. Esta mutación se ha observado en muchas de las razas rurales del Reino Unido y también en el 10% de los perros pastores alemanes. “Estos datos muestran un vínculo entre el perro pastor alemán y las razas rurales del Reino Unido a través del pastor australiano”, especificó la investigadora, “destacando el papel inesperado que desempeñó el pastor australiano en el desarrollo del pastor alemán moderno”.

 

LOS VIERNES DE LA EVOLUCIÓN
 
  • La gran variedad de razas caninas supone un gran muestrario que nos da la oportunidad de entender mejor cómo funciona la genética: Elaine A. Ostrander
  • Los perros son un excelente modelo de mamíferos para estudiar la diversificación muy rápida en razas y otros problemas, como la genética del comportamiento y de la domesticación, los cambios de dieta y las enfermedades: Antonio Lazcano Araujo

Ayer en la tarde tuvo lugar la conferencia Dog genes tell surprising tales: genetics of the domestic dog (Los genes caninos cuentan historias sorprendentes: la genética del perro doméstico) en la sede en El Colegio Nacional (ECN), como parte del ciclo de conferencias Los viernes de la evolución, coordinado por los miembros Antonio Lazcano Araujo y José Sarukhán.

La conferencia, última del ciclo de este año, fue impartida por Elaine A. Ostrander, investigadora del National Human Genome Research Institute (NHGRI), quien junto a su equipo y con la colaboración de National Institutes of Health (NIH), ha desarrollado estudios sobre la genética y la genómica del perro domestico comparándola con la de sus ancestros, los lobos y los chacales, con el fin de comprender y optimizar el mapeo de rasgos genéticos de enfermedades y otros aspectos aplicables a la genética del ser humano.

“Los perros son un excelente modelo de mamíferos para estudiar la diversificación muy rápida en razas y otros problemas, como la genética del comportamiento y de la domesticación, los cambios de dieta y las enfermedades”, señaló Lazcano Araujo poniendo en perspectiva la importancia del estudio de la genética de los canes.

Todos los perros domésticos son miembros de la misma especie, el canis lupus familiaris, y fueron domesticados del lobo hace aproximadamente entre 15000 y 30000 años. Aún así, “las distintas razas muestran variaciones extremas en términos morfológicos, de comportamiento y de susceptibilidad a ciertas enfermedades”, señaló la investigadora.

“El aislamiento genético de las razas caninas conduce a enfermedades iguales o similares que el aislamiento genético en humanos”, indicó Ostrander, “pero existen casi 400 razas de perros, así que tenemos un gran muestrario que nos da la oportunidad de entender mejor cómo funciona la genética.”.

Para este proyecto han usado la información obtenida de más de 150.000 SNP (polimorfismos de nucleótido único, SNP en sus siglas en inglés) repartidos en el genotipo de 161 razas distintas de una muestra de más de 1300 canes. Se incluyen poblaciones con historiales de razas muy diferentes, procedentes de todos los continentes. Para evaluar la hibridación a través de los clados o ramas del árbol filogenético, calcularon el intercambio de haplotipos idénticos entre todos los pares de alelos de las 161 razas.

Gracias a estos análisis, el equipo de la doctora Ostrander ha descubierto patrones geográficos de desarrollo y orígenes independientes de rasgos comunes, pudiendo identificar las mutaciones genéticas persistentes en el mapa genómico canino. 

El valor de estos hallazgos se encuentra en su aplicabilidad en el estudio genético de  rasgos y enfermedades también presentes en los humanos, como el cáncer, la esquizofrenia y las enfermedades cardiovasculares. 

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacionalhttps://www.youtube.com/watch?v=z7UXhRY7pEU