Síntesis Informativa - Medios, libertad de expresión y Estado de derecho

Colnal | 28 de febrero 2019
Síntesis Informativa - Medios, libertad de expresión y Estado de derecho

Colnal | 28 de febrero 2019

 

Medios, libertad de expresión y Estado de derecho | Los problemas nacionales y el derecho | Ciclo de conferencias

  • El principal factor que impide una mayor profesionalización del periodismo no es tanto un problema de formación, sino de precariedad laboral: Carlos Bravo Regidor
  • El Estado de derecho debe permitir que el flujo de ideas sea lo que construya ciudadanía: Gabriela Warkentin

Como parte del ciclo Los problemas nacionales y el derecho, ayer en la tarde El Colegio Nacional (Colnal) albergó la mesa redonda Medios, libertad de expresión y Estado de derecho, una actividad coordinada e impartida por el colegiado José Ramón Cossío. Además, la mesa contó con la participación de Carlos Bravo Regidor, docente e investigador en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), y Gabriela Warkentin, académica, docente, titular del noticiero Así las cosas que transmite W Radio y articulista de El País.

Al inicio de la sesión, Cossío planteó el objetivo de la mesa: forjar la comprensión de cómo los medios de comunicación pueden coadyuvar con el Estado de derecho en la realidad nacional actual, con el proceso político de “lo que se autodefine como la cuarta transformación”. Según el integrante del Colnal, “las conferencias mañaneras de López Obrador y los discursos a mitad de mañana en entidades federativas están transformando la manera de llevar a cabo la comunicación social”. Cossío ponderó que estas prácticas comunicativas afectan al Estado de derecho, el cual debe contender con este nuevo escenario político y de comunicación.

Bravo Regidor destacó la precarización de las condiciones de trabajo de los periodistas mexicanos, que aseguró se encuentran en “una situación de violación de derechos laborales” que se refleja en la calidad del periodismo “que se hace y que se debe hacer”. “El principal factor que impide una mayor profesionalización del periodismo no es tanto un problema de formación, sino de precariedad laboral”, incidió el investigador, quien aseveró que hay “un entorno esquizofrénico” respecto a las exigencias y a la legitimidad social de los periodistas.

El docente también habló sobre el modelo de financiamiento de los medios de comunicación del país, que por muchos años tenían como fuente principal el dinero público, y el desafío que para la viabilidad financiera representa la revolución digital. “Los medios de comunicación en México están viviendo en este momento dos presiones muy fuertes que tienen un reflejo en materia de libertad de expresión", aseguró Bravo Regidor, “por un lado el anuncio del Gobierno de López Obrador de que va a recortar la publicidad oficial a la mitad, y por otro la publicidad privada que también está dejando de invertir. Debido a estas presiones, muchos medios están en modo de supervivencia”.

En su intervención, Gabriela Warkentin manifestó que los medios de comunicación han fracasado en su empeño por lograr que el ciudadano común entienda que la libertad de expresión es un síntoma de la salud de la democracia de un país, aunque reconoció que, en parte, la culpa es de los mismos medios. “En este país durante mucho tiempo los medios de comunicación no le hablaban al ciudadano, sino al poder”, lamentó Warkentin, “esta ha sido la historia del periodismo mexicano en la lógica más mediática. Revertir esto es un trabajo de seducción, el cual no es inmediata y además importa mucho el clima de opinión generalizada”. 

La periodista también incidió en el tema del financiamiento de los medios, la estructura mediática y su vinculación con el poder, señalando que estamos viviendo en un ecosistema informativo muy distinto al de hace una década, y no solo por la irrupción de lo digital. “La estructura y la legitimidad de los medios se ha trastocado, y eso nos cambió las reglas del juego”, advirtió Warkentin.

La académica también dedicó unos comentarios a la práctica muy extendida en la actualidad de descalificación desde el poder hacia los medios de comunicación, y comparó el caso de Trump, en Estados Unidos, con el que se vive en México, con el Presidente López Obrador usando el púlpito mayor para calificar a los medios, refiriendo que tiene derecho a réplica. “El derecho a réplica no es eso”, protestó Warkentin, “tiene que ver con el medio en que se emite. López Obrador está usando una tribuna pública, lo cual crea una asimetría comunicativa”. “Está empezando a permear un ánimo de animadversión hacia el trabajo de la prensa y tenemos que ver como problematizamos este asunto”, concluyó la comunicadora, quien añadió que los medios deben concentrarse en contender con los problemas esenciales y no con la coyuntura, y que el Estado de derecho “debe permitir que el flujo de ideas sea lo que construya ciudadanía”.

Por su parte, el jurista colegiado recapituló lo dicho por lo ponentes y subrayó el tema de la falta de capacitación de los medios a su personal, el asesinato de periodistas, la ausencia de reportajes y abundancia de opiniones y la existencia de un discurso de y para el poder en los medios de comunicación. Finalizó reflexionando sobre el Estado de derecho: el Estado de derecho, a final de cuentas, me parece una condición de cierta convivencia racionalizada entre un conjunto de personas donde más o menos sabemos que podemos exigir, a quien podemos exigir, cuales son nuestros espacios de actuación, cuáles son nuestras consecuencias de actuar”.

 

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=NJAXOMDKAU8