Síntesis informativa - Muy lejos de mi ocaso | Amado Nervo en su centenario

Colnal | 24 mayo 2019
Síntesis informativa - Muy lejos de mi ocaso | Amado Nervo en su centenario

Colnal | 24 mayo 2019

Muy lejos de mi ocaso | Amado Nervo en su centenario 

A las 9:30 de la mañana del 24 de mayo de hace cien años el poeta Amado Nervo llegó al fin de sus días y en ese momento iniciamos un nuevo diálogo con él: Vicente Quirarte

Se necesita un trabajo de esclarecimiento para entender a los escritores, como el propio Nervo lo hizo escribiendo el primer libro moderno sobre Sor Juana. Él fue el primer redescubridor de la principal escritora del Siglo de oro: Juan Villoro.

Usted señor Amado denota una espiritualidad capaz de hermanar entrañablemente en un mismo abrazo lo grande y lo pequeño, lo racional y lo instintivo: Claudia Canales

● Nervo siguió un camino que no vio como opuesto al cristianismo, sino como su complemento. Lo esotérico, el espiritismo, la teosofía y las religiones de la India unido a lo esotérico y al catolicismo: José Ricardo Chaves

Nervo percibía con suma claridad las flaquezas del régimen de la época: Guillermo Hurtado

Se trata de un escritor que ha sobrepasado la prueba, hoy centenaria, de su presencia en la cultura mexicana y la literatura de lengua española: Gustavo Jiménez Aguirre

 

Con motivo de los cien años del fallecimiento del poeta mexicano Amado Nervo, los integrantes de El Colegio Nacional (Colnal) Vicente Quirarte y Juan Villoro, en colaboración con el investigador, Gustavo Jiménez Aguirre, organizaron este viernes las mesas redondas Muy lejos de mi ocaso. Al inicio de la primer mesa, Quirarte dio la bienvenida al público y dijo: “Amado Nervo es un autor que introduce la ciencia ficción, que posee un excelente sentido del humor y que anticipa varias de las invenciones que disfrutamos cotidianamente el día de hoy. Vamos a ver los diversos aspectos de Amado Nervo”.

El académico de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) Pedro López fue el primero en tomar la palabra y tituló a su ponencia Los lazos familiares de José Amado Nervo Ordaz, en donde por medio de archivos históricos, como libros de matrimonios, rastreó los orígenes de la familia Nervo en Tepic. El académico aseguró que el poeta siempre estuvo preocupado por mantener el buen nombre de su apellido, pues su abuelo acortó el Ruíz Nervo a Nervo lo que originó el nombre conocido del poeta.

Enseguida, la historiadora Claudia Canales habló sobre la importancia que tenían los fantasmas en la obra del poeta mexicano: “a Amado Nervo le encantaban los fantasmas, en su extensa y poca leída narrativa, en sus crónicas periodísticas y en su poesía estos aparecen aquí y allá (...) su literatura está tan permeada de lo fantasmagórico que en muchos de sus relatos el futuro encarna y el pasado reencarna en un presente que acaba por desvanecerse con todo y sus certezas (...) esta noche quisiera invocar al fantasma de Amado Nervo”. La investigadora leyó una carta referida al poeta en donde le reclamó los consejos dados a las mujeres poetas y el uso del término “hembra”, pero lo justificó por su obra misma.

El escritor e investigador José Ricardo Chaves leyó un texto que llevó por nombre Amado Nervo en el templo de Isis y destacó que el orientalismo y el esoterismo influyeron en el pensamiento del siglo XIX y en el propio Amado Nervo. En este sentido recordó a la figura de Isis como deidad de la naturaleza que fue adaptándose a cada época y en diferentes corrientes de pensamiento: “Amado Nervo representa muy bien una etapa del esoterismo en México en la que coinciden la teosofía y el espiritismo, tanto en el ámbito cultural como en el alma del poeta”.

Después de un breve descanso, Juan Villoro recapituló las ponencias presentadas y sostuvo que “la generación de Nervo, con él a la cabeza, es aquella que convierte los recitales de poesía en actos espirituales que pueden competir en público, en importancia y en trascendencia con el fenómeno religioso en un país que tenía más iglesias que escuelas”.

Posteriormente, fue el turno del filólogo Gustavo Jiménez Aguirre, quien señaló que escritores como Alfonso Reyes y Mariano Azuela se acercaron a la obra de Nervo con gran interés. El coordinador de la conferencia recordó el proceso de conformación del nombre de Amado Nervo y su primeros años de infancia y juventud: “Nervo sabía que las obras literarias son también una mercancía y sufren la ley de la oferta y la demanda, sobre todo en un país donde nadie leía libros y la única forma de difusión estaba constituida por el periódico”.

Jimenez Aguirre continuó narrando la vida de Nervo en su llegada a la Ciudad de México y su estancia en París, así como sus diversas colaboraciones en revistas que, en ocasiones, eran de pensamiento contrario. El investigador finalizó con la muerte del poeta y reflexionando sobre el origen de sus escritos: “tras una breve, pero muy intensa labor periodística, y frecuentes homenajes de escritores, el 24 de mayo fallece en el parque Hotel  de Montevideo por una crisis de uremia (...) pese a todos los esfuerzos de sus editores póstumos el prestigio de Nervo decayó al concluirse la primera edición de sus obras póstumas, pero su nombre y parte de su poesía se preservaron en la cultura popular y de masas”.

Alma Vidal, promotora cultural de Nayarit, leyó un texto en donde consideró al poeta como un ser que se alimentó de tres corrientes, de la poesía, el periodismo y la narrativa: “trata los asuntos del alma con poesía, los de la carne con narrativa y los del intelecto con el periodismo. Ama, siente y piensa”. Vidal subrayó la función que tuvo el mito, el sacramento y la muerte en la vida del escritor homenajeado, “en la historia familiar del poeta Nervo cada celebración venía a ser un acontecimiento que se acompañaban con relatos (...) cuando la ciencia, la religión y el amor familiar no alcanza a dar consuelo al temprano dolor de las criaturas hay dos campos que se abren a los niños: el juego y los libros”. Finalizó mencionando la relación que tuvo Nervo con el espiritista, Ixca Farías.

El filósofo, Guillermo Hurtado, comenzó su exposición preguntándose “¿Qué tuvo que ver Nervo con el Ateneo de la juventud? y ¿Qué tuvo que ver Nervo con la Revolución Mexicana?”. Hurtado aclaró que su ponencia buscaba ver al poeta más desde una perspectiva filosófica y social y menos sentimental y esotérica. El investigador aseguró que Nervo era el escritor que plasmaba con mayor fuerza las ideas de la época y que posteriormente propusieron José Vasconcelos y Antonio Caso: “Nervo buscaba una filosofía desde el sentido de una sabiduría vital y una respuesta a nuestras preguntas de nuestra existencia (...) en sus últimos años Nervo transita desde el modernismo a una poesía muy austera, Nervo supo hablarle al corazón de los latinoamericanos como nadie más”. Finalizó lanzando la hipótesis que las miles de personas que salieron a la calle en el funeral de Nervo fueron los mismos que se sumaron a la cruzada educativa del Vasconcelismo que pedían una escuela en cada comunidad del país.

La mesa redonda concluyó con la participación del colegiado Vicente Quirarte, quien leyó el texto París en Amado Nervo. Quirarte recalcó la influencia de la cultura francesa en la educación mexicana del siglo XIX y en la propia educación del escritor, pero criticó la misoginia que existía en el decadentismo de esa época: “París representó para Nervo el espacio de su formación definitiva. Llegó a la capital francesa al año 30 de su edad con dos obras publicadas. En París convirtió su pasión amorosa en obra perdurable”.

 

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional:https://www.youtube.com/watch?v=17K_CX3bGcs&t=3902s

 

¿Quieres recibir nuestro boletín semanal?  

Da clic aquí