Síntesis informativa - Sociedad, política y orden constitucional - 6ª sesión

ECN | 4 agosto 2017
Síntesis informativa - Sociedad, política y orden constitucional - 6ª sesión

 

ECN | 4 agosto 2017

Sociedad, política y orden constitucional – sexta sesión: La sombra del caudillo

  • Este proceso de lucha por el poder es característico de todas las etapas revolucionarias en todos los lugares donde se ha producido este tipo de movimiento social: Diego Valadés
  •  Pese a la censura, no nos olvidamos de la película: Alejandro Pelayo

El Colegio Nacional celebró la sexta sesión del ciclo de cine-debate Sociedad, política y orden constitucional, coordinado y comentado por Diego Valadés y Alejandro Pelayo, con la proyección de la película La sombra del Caudillo, dirigida por Julio Bracho. El objetivo del ciclo es fomentar el cuestionamiento, la discusión y la reflexión de temas como la justicia, la corrupción, los movimientos sociales y el poder a través de una selección de películas mexicanas.

La sombra del caudillo está ambientada en los años veinte y narra una sucesión presidencial en la cual el caudillo militar gobernante favorece al ministro de gobernación, pese a que el pueblo prefiere al ministro de guerra.

Diego Valadés, miembro de El Colegio Nacional, explicó que la película está basada en una novela del escritor Martín Luis Guzmán, uno de los mejores escritores mexicanos del siglo XX, publicada en 1929. La novela “presenta un episodio de la sucesión presidencial en algún momento de la historia mexicana”; hipotéticamente, la sucesión de 1924 de Álvaro Obregón a Plutarco Elías Calles y la sucesión de 1928, donde Calles dio paso a Obregón, además de plasmar la lucha política que prevaleció tras la promulgación de la Constitución de 1917.

Valadés señaló que la turbulencia política fue captada magistralmente por Julio Bracho y que durante el ciclo han buscado “mostrar diferentes aspectos de la vida política mexicana en los que se proyectan episodios de violencia política, corrupción política y abuso del poder, y esta película claramente incide en los tres”.

Por su parte, Alejandro Pelayo, director de la Cineteca Nacional, dijo que la película filmada en 1960 fue censurada por mostrar la ejecución de militares a manos de militares, y fue posible verla públicamente hasta los años noventa. Pelayo lamentó la censura en todas sus formas, pero dijo que este caso fue particularmente grave porque hubo intervención directa del ejército.

Debido a la censura, La sombra del caudillo se convirtió en la película prohibida que todos querían ver, en particular, la nueva generación de directores de los años sesenta, con lo cual se convirtió en un referente del cine mexicano.

Otras razones por las cuales esta película es un referente son que contó con Julio Bracho como director, sirvió como cierre a la época de oro del cine mexicano, su producción se hizo a manera de cooperativa, es decir, los trabajadores del principal sindicato cinematográfico aportaron dinero, el reparto fue extraordinario, pero sobre todo porque, en opinión de Pelayo, “es la película más fuerte en términos políticos, la más directa y que nos hace ver la política en su parte más terrible que es el asesinato político, los crímenes de Estado”.