Síntesis informativa - Teatro en la novela: Fernando del Paso

Colnal | 25 junio 2019
Síntesis informativa - Teatro en la novela: Fernando del Paso

Colnal | 25 junio 2019

 

Teatro en la novela: Fernando del Paso | Cuarteto mexicano

 

 Estamos ante una obra muy dramática, no sólo por ser obra de teatro, sino por tener un contenido trágico. Pero, al mismo tiempo hay un humor negro muy fuerte: Juan Villoro

 Palinuro, piloto de Eneas, cae al mar por dormir y soñar; lo mismo le pasa al personaje de Fernando del Paso: se aparta de lo real, concibe un mundo diferente y paga el precio: Juan Villoro 

 Fernando del Paso, al llegar al penúltimo capítulo, practica un corte radical, cambia de género, escribe una obra de teatro: Juan Villoro

 

Fernando del Paso nombró al protagonista de Palinuro de México como el piloto de Eneas que cayó al agua luego de sucumbir al sueño: “eligió a un héroe clásico para nombrar a Palinuro, un hombre que se duerme y muere. ¿Es víctima del cansancio o es víctima del sueño, es decir, de su ilusión?”, planteó el miembro del Colegio Nacional (Colnal) Juan Villoro en la conferencia Teatro en la novela: Fernando del Paso impartida este martes en el marco del ciclo Cuarteto mexicano donde se propone la teatralidad como perspectiva para analizar la obra de cuatro autores de la literatura mexicana. 

En la conferencia, el escritor hizo una amplia semblanza de Fernando del Paso y habló de sus múltiples facetas como pintor, poeta, cervantista, autor de un recetario, periodista, publicista, diplomático, aficionado a la moda y alguna vez miembro de El Colegio Nacional: “sin embargo, lo fundamental son sus grandísimas novelas. Hay arquitectos que hacen casas pequeñas o que modifican con enorme talento un garaje; y arquitectos que sólo se conforman con construir catedrales, del Paso pertenece al género de quienes buscan hacer obras monumentales”, estimó. 

También hizo un repaso de las obras de Fernando del Paso destacando que fue un devoto seguidor de James Joyce y “escribió una obra con enorme gusto por el lenguaje pero con cierta dificultad para quien no esté tan aficionado a estos juegos de palabras. Es un narrador que tiene un aliento poético y que utiliza recursos para narrar a través de metáforas, paranomasias, de juegos de palabras”. 

El colegiado advirtió que la estructura de Palinuro de México semeja un intrincado organismo y, en este orden de ideas, consideró que los órganos más importantes son la historia del siglo XX mexicano, el centro de la Ciudad de México, los enigmas fisiológicos, el amor y sus ebulliciones, y el movimiento político que desembocó en la matanza de Tlatelolco. Recordando el juicio de Severo Sarduy que comparaba la novela con la Venus de Milo con cajones de Salvador Dalí, Villoro invitó al público a abrir “uno de los cajones de la novela en que nos vamos a concentrar para buscar esa teatralidad que determina nuestro ciclo: ‘Palinuro en la escalera’, el penúltimo capítulo”.

Villoro aludió a la forma en que cada capítulo de la novela cambia de estilo, cómo alterna el narrador en primera y tercera persona, pero enfatizó que Fernando del Paso, al llegar al penúltimo capítulo “practica un corte aún más radical, no solamente cambia el estilo de su narrativa, sino que cambia de género: escribe una obra de teatro. La agonía del protagonista, la muerte de Palinuro, se produce como un drama” y seguidamente reseñó para los asistentes el argumento de la obra, que se ubica en cuatro pisos de una vecindad de la Plaza de Santo Domingo donde Palinuro llega herido después de la manifestación del 27 de agosto 1968, cuando dos estudiantes de medicina tocaron las campanas de la catedral. 

Al hablar de los personajes que utiliza Fernando del Paso —algunos extraídos de la comedia del arte como Arlequín, Scaramouche, Colombina y Pantaleón—, destacó la apropiación de las catrinas para inventar personajes como La Muerte Edecán, La Muerte Locutora, La Muerte Bruja, La Muerte Presidente: “estamos ante una obra muy dramática, no sólo por ser dramática como obra de teatro, sino por tener un contenido trágico. Pero, al mismo tiempo hay elementos de comicidad, un humor negro muy fuerte”.

“¿Qué quiso decirnos Fernando del Paso con el sueño de su Palinuro? Sólo podemos conjeturar. Probablemente pensó que el estudiante pagaba el doble precio de su cansancio, que se queda dormido, se distrae, se descuida, pero también paga el precio de haber soñado. Es un disidente, es un estudiante rebelde, es un radical que busca democracia y justicia social en un país que no se lo puede conceder. Entonces Palinuro, piloto de Eneas, cae al mar por dormir y soñar; lo mismo le pasa al personaje de Fernando del Paso: se aparta de lo real, concibe un mundo diferente y paga el precio”, opinó Villoro.

La próxima sesión del ciclo Cuarteto mexicano se llevará a cabo el martes 2 de julio en las instalaciones del Colnal, Donceles 104, con el monólogo teatral Confabulario, un hombre de traje y capa y el cabello alborotado de Alejandro Ricaño.


Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional:  https://www.youtube.com/watch?v=jRHMbAidAPY

¿Quieres recibir nuestro boletín semanal?  

Da clic aquí