Síntesis Informativa - This is Not a Lecture about Charles Darwin

ECN | 29 agosto 2017
Síntesis Informativa - This is Not a Lecture about Charles Darwin

 

ECN | 29 agosto 2017

This is Not a Lecture about Charles Darwin: creative thinking in the Darwin-Wedgwood dynasty

  • Los poetas y los artistas observan el mundo como los científicos, con gran atención, pero también con una mente abierta: Emma Darwin
  • Los Darwin-Wedgwood son una extraordinaria saga de personas hechas a sí mismas que crearon un ambiente muy productivo, en el sentido de cultivar la cultura y crear patrimonio: Antonio Lazcano Araujo

La tarde de ayer El Colegio Nacional (ECN) contó con la presencia de Emma Darwin, quien ofreció la conferencia This is Not a Lecture about Charles Darwin: creative thinking in the Darwin-Wedgwood dynasty (Esta no es una conferencia sobre Charles Darwin: el pensamiento creativo en la dinastía Darwin-Wedgwood). Antonio Lazcano Araujo, biólogo y miembro de ECN, coordinó la actividad y lo enmarcó en el conjunto de conferencias que se han estado llevando a cabo en ECN sobre la evolución.

Emma Darwin es descendiente de la familia Darwin–Wedgwood, “una saga prolífica en personas distinguidas por sus contribuciones esenciales a la cultura de Inglaterra y del resto del mundo” detalló Lazcano Araujo. La Dra. Emma Darwin es autora de La aritmética del amor (2006) y de Una secreta alquimia (2008), y en su ponencia vinculó la descripción de su genealogía de su familia y el funcionamiento del pensamiento creativo.

La familia Darwin–Wedgwood está formada por dos familias inglesas, descendientes del preeminente doctor Erasmus Darwin y de Josiah Wedgwood, ceramista e industrial, también conocido por ser un ferviente abolicionista de la esclavitud.

La interrelación de estas dos familias, con matrimonios frecuentes entre miembros de una y otra, dio lugar a una saga repleta de personajes notables que destacaron no solo en el campo de las ciencias, sino también en el de las artes y las humanidades.

Erasmus Darwin fundó a mediados del siglo XVIII la Lunar Society of Birmingham, un club de caballeros, al cual también perteneció Josiah Wedgwood, que se reunían una vez al mes para realizar experimentos y compartir observaciones. Emma Darwin destacó estos encuentros como el germen del pensamiento científico y creativo que más tarde devino signo identitario de la saga familiar.

Durante la charla, la novelista quiso poner de relieve que el pensamiento creativo es un proceso que se origina con emociones, intuiciones, imágenes y sensaciones, antes de que la lógica y la lingüística hagan su aparición para conformar las ideas. Mediante la observación, la imaginación, la abstracción y muchos otros elementos que forman parte del proceso, estas ideas se pueden desarrollar como palabras, ecuaciones o música y dar lugar a poemas, fórmulas o composiciones; sea cual sea el resultado, el proceso es universal. “Los poetas y los artistas observan el mundo como los científicos, con gran atención, pero también con una mente abierta”, sentenció Emma Darwin.

La autora relató como, por ejemplo, Charles Darwin solía realizar experimentos sencillos con la vibración de las teclas cuando su esposa Emma tocaba el piano para ilustrar como la creatividad formaba parte hasta de los momentos más cotidianos de los Darwin. También destacó como muchos miembros de su familia solían anotar sus observaciones sobre el mundo más inmediato que les rodeaba, por ejemplo sus propios hijos, como una manera de estudiar patrones de comportamiento.

En otra de las interesantes anécdotas con las que la novelista amenizó la plática, Emma Darwin reseñó la manera en que Gwen Raverat, nieta de Charles Darwin, describió a sus tíos, todos científicos, en sus memorias. Raverat, artista, escultora, ilustradora y escritora, reconoció en el trabajo científico de sus tíos las características del artista creativo, “por su sentido del estilo, la pasión por una cuestión, su integridad y la voluntad de asumir cualquier riesgo para perfeccionar su trabajo”.

“Todo el pensamiento, todas las disciplinas, necesitan los procesos del pensamiento creativo. Pensar de una forma transracional, alógica, intuitiva e imaginativa. La manera de pensar que todos los grandes artistas y científicos han aplicado con disciplina para desarrollar su trabajo”, concluyó la novelista.

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacionalhttps://www.youtube.com/watch?v=Z5lAA71tx1w