Una mirada a los organismos genéticamente modificados

Agencia Informativa Conacyt
Una mirada a los organismos genéticamente modificados

 

Agencia Informativa Conacyt | http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/ambiente/16522

En El Colegio Nacional, se realizó una serie de conferencias de biotecnología impartidas por Francisco Bolívar Zapata, quien dio una extensa cátedra sobre los beneficios, la composición genética y la evidencia académica en apoyo a los cultivos transgénicos o también llamados organismos genéticamente modificados (OGM). Los datos mostrados son parte del archivo reunido en un libro de investigación hecho por Bolívar Zapata y el Comité de Biotecnología de la Academia Mexicana de Ciencias, el cual será editado próximamente.

Bolívar Zapata, quien es doctor en química por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguró que en Estados Unidos, 90 por ciento del maíz es transgénico y en México se importa 70 por ciento de este. El maíz es consumido por humanos y animales sin presentar ningún riesgo para la salud. Cuando existe abuso de insecticidas o herbicidas como el glifosato, existe la posibilidad de efectos secundarios dañinos. 

En la conferencia, Bolívar Zapata ahondó en las evidencias científicas y académicas que sustentan la inocuidad de los transgénicos por ser organismos generados por mecanismos similares a los procesos de transferencia horizontal de ácido desoxirribonucleico (ADN), a lo que se llama transgénesis y, posteriormente, reorganización del genoma.

 

Reorganización genética

Explicó que la transferencia horizontal es el medio por el que se da la reorganización genética. Esta transferencia ocurre cotidianamente en las bacterias y es así como estas adquieren resistencia y ventajas. La transferencia se da con material genético que pasa por la membrana y se instala en el núcleo de la bacteria. Las bacterias son capaces de transferir el material genético a plantas.

El material transgénico tiene genes de Agrobacterium tumefaciens en las plantas. En laboratorios de biotecnología, se generan mecanismos para contender con la transferencia horizontal de otros orígenes, lo que hace que la transgénesis ocurra de manera poco frecuente.

Todos los organismos vivos tienen una gran cantidad de material genético de origen bacteriano como parte de su genoma, que les da ventajas para la fotosíntesis y para crear energía de trifosfato de adenosina (ATP).

La transferencia horizontal es la misma técnica que se está usando para propiciar los transgénicos ya que ocurre de manera natural, además de la reorganización del genoma que se da por fragmentos de ADN.

En el caso humano, 30 por ciento de nuestros genomas son transfusores, en el maíz es de 80 por ciento. Los pedazos de ADN que se translocan, reubican su material genético todos los días.

“El genoma del maíz que tanto preocupa a la sociedad, se está reorganizando todos los días y no puede morir. Si algún transposón letal se adentra en el locus de una célula, esta puede morir pero no tiene un efecto letal para la especie. De hecho, la especie puede evolucionar gracias a que tiene creación de variedades y el transgén que llega a este maíz le puede dar ventajas como resistencia a plagas, a herbicidas, etcétera”, aseguró Bolívar Zapata.

En la conferencia, Bolívar Zapata ahondó en las evidencias científicas y académicas que sustentan la inocuidad de los transgénicos por ser organismos generados por mecanismos similares a los procesos de transferencia horizontal de ácido desoxirribonucleico (ADN), a lo que se llama transgénesis y, posteriormente, reorganización del genoma.

 

Reorganización genética

Explicó que la transferencia horizontal es el medio por el que se da la reorganización genética. Esta transferencia ocurre cotidianamente en las bacterias y es así como estas adquieren resistencia y ventajas. La transferencia se da con material genético que pasa por la membrana y se instala en el núcleo de la bacteria. Las bacterias son capaces de transferir el material genético a plantas.

El material transgénico tiene genes de Agrobacterium tumefaciens en las plantas. En laboratorios de biotecnología, se generan mecanismos para contender con la transferencia horizontal de otros orígenes, lo que hace que la transgénesis ocurra de manera poco frecuente.

Todos los organismos vivos tienen una gran cantidad de material genético de origen bacteriano como parte de su genoma, que les da ventajas para la fotosíntesis y para crear energía de trifosfato de adenosina (ATP).

La transferencia horizontal es la misma técnica que se está usando para propiciar los transgénicos ya que ocurre de manera natural, además de la reorganización del genoma que se da por fragmentos de ADN.

En el caso humano, 30 por ciento de nuestros genomas son transfusores, en el maíz es de 80 por ciento. Los pedazos de ADN que se translocan, reubican su material genético todos los días.

“El genoma del maíz que tanto preocupa a la sociedad, se está reorganizando todos los días y no puede morir. Si algún transposón letal se adentra en el locus de una célula, esta puede morir pero no tiene un efecto letal para la especie. De hecho, la especie puede evolucionar gracias a que tiene creación de variedades y el transgén que llega a este maíz le puede dar ventajas como resistencia a plagas, a herbicidas, etcétera”, aseguró Bolívar Zapata.

“En el libro que vamos a publicar, tenemos cinco documentos de este tipo donde se demuestra de manera contundente los beneficios por reducir los insecticidas químicos. Uno de ellos es el metaanálisis de biotecnología. Ha incrementado la productividad de las cosechas porque al dejar de usar los insecticidas incrementa la productividad de las cosechas y, por ende, las ganancias han aumentado 68 por ciento. Este es un metaanálisis de 147 estudios a nivel mundial. En los últimos años, ha habido 18 millones de dólares de beneficio para los agricultores y un total acumulado de 116 millones por dejar de comprar los insecticidas. Se ha reducido 443 millones el uso de los insecticidas y eso ha contribuido con la reducción de gases de efecto invernadero. Al tener menos tractores fumigando, se tiene menor cantidad de gases de efecto invernadero”.

Además, se tiene evidencia de beneficios a la biodiversidad ya que cuando se incorporan genes que representan una defensa contra las plagas ya no se aniquila de manera indiscriminada la variedad de insectos en las milpas y cultivos.

En México, se siguen usando insecticidas químicos que eliminan todos los insectos, incluyendo insectos benéficos y polinizadores como las abejas. Esto se encuentra documentado en 40 estudios de metaanálisis sobre la diversidad de invertebrados que se mantienen por el uso de algodón y maíz transgénicos en Estados Unidos. También se ha propiciado mayor diversidad de artrópodos gracias a que los insecticidas ya son parte del genoma al eliminar la necesidad de fumigar.