preloader
Scroll to top

Síntesis informativa – Los exiliados como introductores del pensamiento moderno en México

Síntesis informativa – Los exiliados como introductores del pensamiento moderno en México

agosto 15, 2019
Boletines Institución

Colnal | 14 agosto 2019

 

Síntesis informativa | Los exiliados como introductores del pensamiento moderno en México | Ciclo Legado del exilio español

 

  • El Fondo de Cultura Económica no fue creado para promover la lectura, ni para hacer campañas de alfabetización, sino para traernos las ciencias sociales y las humanidades a los sectores universitarios de México y de América Latina: Javier Garciadiego

  • Gracias a la obra de los exiliados españoles como traductores y docentes, México se hizo un país plenamente occidental: Javier Garciadiego

 

“El Fondo de Cultura Económica (FCE) no fue creado para promover la lectura, ni para hacer campañas de alfabetización, sino para traernos las ciencias sociales y las humanidades a los sectores universitarios de México y de América Latina. Eso hay que cuidarlo”, sostuvo el miembro de El Colegio Nacional (Colnal) Javier Garciadiego en la conferencia Los exiliados españoles como introductores del pensamiento moderno en México, que forma parte del ciclo Legado del exilio español, coordinado por el colegiado Adolfo Martínez Palomo. 

El autor de El Fondo, La Casa y la introducción del pensamiento moderno y universal al español, narró las azarosas causas que consolidaron al FCE como una de las instituciones más importantes de México en el siglo XX, que comenzó como un proyecto de Daniel Cosío Villegas para difundir la obra de economistas relevantes en México, pero que tras la incorporación de intelectuales españoles exiliados publicó obras relevantes para otras disciplinas, como filosofía o sociología. 

El colegiado destacó la coincidencia de que tanto la Casa de España y el FCE compartieran instalaciones: “la Casa de España es un hito, pero durante los dos años que duró —antes de convertirse en El Colegio de México— nunca tuvo un edificio propio. Daniel Cosío Villegas, fundador de la Casa, les prestó un cuartito a los exiliados en el FCE, donde él era director”. 

Señaló que “uno nunca sabe para quién trabaja”, en referencia a que el gobierno de España, antes de que la Guerra Civil estallara, se preocupó por incorporar al país al diálogo con las ideas y debates occidentales, para lo cual financió los estudios de muchos españoles en universidades extranjeras. Sin embargo, después de que los “pensionados” —como se les conocía a los intelectuales becados— regresaron al país para desarrollar su carrera académica, tuvieron que huir a causa de la guerra y muchos de ellos colaboraron con traducciones, introducciones y manuales publicados en el FCE. 

El conferencista se detuvo en 3 autores señeros que fueron publicados por el Fondo y traducidos por exiliados: Marx, por Wenceslao Roses; Heidegger, por José Gaos; y Max Weber, por José Medina Echavarría: “gracias a esta labor, México pudo revertir el atraso académico que le había causado la revolución con el desplazamiento de los intelectuales vinculados al régimen porfirista, el aislamiento que padeció a nivel internacional y el desarrollo de varias posiciones nacionalistas radicales. Gracias a la obra de estos traductores y a su labor como docentes, el nacionalista México se hizo un país plenamente occidental”.

El Colegio Nacional realiza un ciclo, del 12 al 16 de agosto, en el que integrantes de esta institución y especialistas realizarán diversas actividades con el fin de reflexionar y conmemorar las aportaciones del exilio español a la cultura y la ciencia en nuestro país.

Puede consultar la actividad completa en el canal de YouTube de El Colegio Nacional: https://www.youtube.com/watch?v=_dcyl-lJZCI 

 

¿Quieres recibir nuestro boletín semanal?  
Da clic aquí
 
 
 
 

Comunicados relacionados

X
X